498 Años de violencia

El referente inaugural, del ininterrumpido sartal de sangre derramada en el surco de la historia borrascosa de Colombia, es la violencia política de 498 años, iniciada en el año 1519 con la Guerra de Conquista y Colonización.

Este es el gran pecado original político, de la política colombiana preeminente, combinar la política con las armas, y convertir la política en la expresión inimaginable de la violencia y de toda clase de negación de la transparencia, y hacer del Estado un bien privado de quien ostenta el poder.

Es la violencia política colombiana una herencia maldita, incrustada en el ser político de los herederos del Frente Nacional , y de quienes son productos metamorfoseados de los dos añejos Partidos tradicionales y de la misma genealogía política. Son violentos ancestrales y por antonomasia. Son los NERÓN colombianos.

La incertidumbre que amenaza al proceso de paz entre el gobierno y la FARC EP, es incalculable, y de casos similares traicionados hay pretéritos ejemplos, y este puede ser otro caso.

El Frente Nacional fue un acuerdo o un pacto de paz entre élites políticas, cuyos protagonistas entre otros, fueron familiares de un ex vicepresidente candidato actual a la presidencia de Colombia, cuyo Partido decidió no respaldar a la Jurisdicción Especial para La Paz. (JEP) . Ustedes los conocen por el tramojo, a mi no me sale de nombrarlos.

De lo anterior es pertinente preguntar: quién ha respondido por los crímenes políticos cometidos antes de la Firma del acuerdo: Frente Nacional?. También uno se pregunta: será que el ex vicepresidente candidato tiene autoridad histórica, moral, política y familiar, para tener las razones de peso para oponerse a la JEP. ?.

Oponerse de manera frontal a la JEP, es atentar contra un trozo de paz en Colombia, pero también es un atentado adoptar una actitud contemplativa o de protesta sorda. Hay que expresar todo tipo de indignidad, con hechos de toda índole, en el ámbito de lo permitido por la democracia.

Los violentos incrustados en el Estado, !No pasarán!
! No pasarán! Y no permitamos que pasen.