A el gringo protagonista de “La pela viejo” le pidieron abandonar el apartamento donde vive en Barranquilla

Comparte en tus redes sociales.
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

La dueña del apartamento dijo estar dispuesta a devolverle el pago del mes de noviembre de este año, mediante una carta con fecha del 14 de noviembre.

A Brian Harrington le pidieron abandonar el apartamento donde vivía en el norte de Barranquilla. El gringo ‘pelao’ violó las reglas del edificio ubicado en el barrio Alto Prado y la dueña del inmueble le solicitó que desocupara la vivienda lo más pronto posible.

En una carta, con fecha del 14 de noviembre, la dueña del apartamento dijo estar dispuesta a devolverle el pago del mes de noviembre de este año, descontando los días previos a su salida.

Las razones que expuso la dueña del apartamento es que Brian Harrington “no acató” su petición de no tomar imágenes del edificio y del apartamento. “Las cuales señalé desde el primer día de ingreso”, enfatizó.

La propietaria le da un plazo pertinente para que saque todas sus pertenencias del apartamento, lo “antes posible, dadas las reiteradas quejas de los vecinos y de la administradora del edificio”.

La dueña del inmueble le recalca al norteamericano que debe ceñirse a las reglas del edificio y velar por la seguridad de los vecinos.

“Espero entienda la gravedad de mi situación, lo cual no me queda otra opción que terminar nuestra relación contractual de arrendamiento de una habitación del apartamento 702 del edificio”, reseña la propietaria en la carta.

“Vulneró la seguridad de vecinos y puso en entredicho nuestro buen nombre”, agregó.

La dueña indica que podría perder el inmueble si le sigue permitiendo vivir allí. “Como dije, espero y salga de mi vivienda de forma tranquila y civilizada”, puntualizó.

También se conoció una carta de Brian Harrington, en la que se compromete a no seguir vulnerando la seguridad de sus vecinos, publicando imágenes e información del edificio y datos de los otros inquilinos.

Con información de La Voz del pueblo