A punta de cizaña ‘cachaca’ quieren descender a Jaguares

Ayer fueron los comentaristas Antonio Casale y Guillermo Díaz Salamanca, hoy son Iván Mejía y Cesar Augusto Londoño.
Estos últimos aprovecharon su espacio de radio por la tarde en Caracol para poner un manto de dudas sobre el buen rendimiento del equipo Jaguares de Montería, que por ahora se salva del descenso, estando por encima de Tigres y América, a un punto de Cortuluá a quien supera en el promedio.
“Cortuluá quiere saber por qué el presidente de Jaguares estaba en el camerino de los árbitros antes del partido; y por qué los árbitros no informaron dicha presencia. A mí sí me parece muy grave”, Iván Mejía.

El periodista hace referencia a una supuesta visita que hizo el presidente de Jaguares Nelson Soto al Camerino de los árbitros en el partido que los felinos ganaron en el Pascual Guerrero en carácter de visita contra Cortuluá. Cotejo en el que los de Montería con tres goles le dieron un repaso táctico a vallecaucanos, detalle que se le olvidó decir a Mejía.

La andanada de la prensa capitalina obedece claramente a presiones sobre la dirigencia de la Dimayor y sobre los árbitros para que en los partidos restantes sean implacables con los jugadores felinos.

Por su parte Cesar Augusto Londoño va más allá y relaciona el suceso con la cuota económica que llegaría a recibir Jaguares si permanece este año en la A, cuando llegaría a ser socio permanente de la categoría.

“Muy mal hecho y muy grave que no hayan informado, porque la gente allegada al club no tiene nada que hacer en un camerino arbitral. Menos en este momento, donde la situación de Jaguares es tan delicada y tan dudosa. Además está en una pelea de millones de pesos porque si Jaguares mantiene la categoría queda definitivamente como equipo de la A, con todos los beneficios económicos que eso conlleva”, César Augusto Londoño.

La prensa del interior, de los afectos de América y de los equipos de esa región, afectados porque “La Mechita” no enciende por sus propios méritos futbolísticos, le resta méritos al buen fútbol demostrado por el onceno cordobés y ahora intentan por todos los medios descenderlo a punta de cizaña cachaca.