” A tu charco babilla”

Iván Duque es el nuevo presidente de Colombia, en virtud de que una vez conocidos los resultados de la primera vuelta de la elección presidencial, en un santiamén altos dirigentes de los Partidos tradicionales y los derivados de éstos, juntos con el Consejo Gremial, escenificaron el sabio dicho popular: _”A tu charco babilla”,_ ahí puedes imaginar la imagen de todos con la vergüenza perdida, con el rabo entre las piernas _”como perrito regañado”,_ a la voluntad del presidente Duque que ha dicho que no tiene compromisos con nadie, lo que se traduce a pensar algo que me resisto a creer, que se adhirieron regalados, _”a otro perro con ese hueso” porque los adheridos no dan puntadas sin dedal”_, por eso no sabemos que hará el nuevo Presidente para atacar a fondo la corrupción y el clientelismo, cuando empiecen a decirle con lenguaje de niño glotón: !name!,
!name ! y !name más!.

Señor Presidente Duque, los 8.034.089 votos pulcros, no constreñidos, eso si libres, que representa el 41.8 por ciento de la población electora, casi la mitad de una importante decisión democrática, que votó por Petro para construir la Colombia Humana, le dice a usted que no podrá gobernar ” a sus anchas panchas”, porque hay un caudal electoral contrario a lo que usted y sus socios representan en la tradicional política colombiana, y hay también una buena presencia de congresistas incluyendo a Petro, que harán un efectivo control político.

Y, es que ese 41.8 por ciento de votantes
” conocen al cojo antes que se pare”, por eso hay muchas incógnitas alrededor de lo que será su gobierno, porque usted no es el CRACK político capaz de desmarcarse de su mentor y de quienes se metieron juntos con usted en el mismo charco de la política de siempre, siguiendo también el dicho popular: ” de que los que se juntan es porque se parecen”, y usted no se eligió sólo para lanzar la prepotente expresión de que no tiene compromisos con nadie.

Presidente Duque, ” no se crea sus propias mentiras”. Está comprometido de cuerpo entero con el antaño político de Colombia, y claro habrá maquillajes en su gobierno, de pronto de popularidad fingida.

“A TU CHARCO BABILLA”, es la llegada al charco del candidato Duque, es un charco prodigioso, maravilloso y milagroso, ahí se reencontró toda la clase política y el consejo gremial , amos y señor del Estado colombiano, para enfrentar a Petro, no sólo con toda la fuerza del poder , sino también con calumnias y mentiras. Sirvió el charco para unir a los del SI y el NO en el plebiscito del 2 de octubre de 2016.

Es un CHARCO bendito, porque fue el escenario donde se juntaron los que hicieron posible la victoria de Duque, y también sirvió para que los que antes habían expresado tantas pestilencias hasta de orden delincuencial contra ” el que sabemos”,sufrieran una amnesia convenida, y hoy están juntos ” comiendo en el mismo plato”. El gabinete ministerial reflejará todo el concierto de intereses que se pusieron en juego alrededor del candidato ganador. En su momento con la emoción más reposada, escribiré sobre los resultados que son excelentes, y sobre nuestro porvenir político.

Todos debemos felicitarnos y con toda la mística enhiesta, continuaremos en la brega, hasta que brille en Colombia la Paz, la Justicia Social y Ambiental, la Democracia y el Buen Vivir.