Abuso de menores y pornografía infantil: El giro en el caso de Rubio Ñü

Antonio González, presidente del club paraguayo, fue acusado de trata de personas para explotación sexual y laboral. Deberá responder ante la justicia paraguaya.

La semana pasada la novela del Rubio Ñü ocupó numerosos titulares en la prensa deportiva. Unas fotos filtradas en las que aparecía el jugador Bernardo Caballero junto con el presidente, Antonio González, en una situación íntima generaron toda una polémica que lejos de acabarse sigue añadiendo capítulos a la historia. Esta vez todo parece ser más grave.

El hecho se viralizó a raíz de publicación de unos videos en los que el dirigente rompe el contrato del jugador y lo amenaza jurándole que no volverá al fútbol. “¿Vos qué pensás, te vas a burlar de mí? Mirá lo que estoy haciendo con tu contrapase. Olvídate de jugar al fútbol”, dice el dirigente seguido por una serie de insultos en contra del jugador y del agente.

Lea también: Presidente de club revela su romance con un jugador

Este caso ha sacado a la luz una situación de la que se ha hablado en el fútbol. Que algunos jugadores son obligados a acceder a favores sexuales para poder ser tenidos en cuenta dentro de los equipos. Lo que de acuerdo a la fiscal del caso constituye un caso de trata de personas.

“Cuando uno trabaja bajo coacción, temor y accede a pedidos de índole sexual se configura la trata de personas con fines de explotación sexual”, explico la integrante del ente acusador.

Como si fuera poco, el hombre también sería imputado por tenencia y producción de pornografía infantil pues existen versiones en las que se dice que el dirigente producía y se quedaba con videos de sus relaciones con los jugadores.

Bernardo Caballero, el protagonista de la foto, dijo a Pelusa Rubín que lo suyo no era un caso aislado sino que fueron muchos los jugadores que serían víctimas de González. “Sé que hubo otros jugadores que tuvieron relaciones con él. Era una cuestión normal y tengo pruebas de otros chicos que pasaron por una situación así”. Acusación que fue ratificada por la madre de otro exjugador que acusó al presidente de acoso sexual en contra de su hijo.

Mientras tanto Reinaldo Acosta, abogado de Bernardo Gabriel Caballero y de Fermín Morínigo (19 años), otro jugador del club, explicó cómo González constreñía a los jóvenes para que sostuvieran relaciones sexuales con él.

“Si no se prestaban al pedido del señor, no iban a jugar, sino que iban a estar como criaditos, iban a tener que limpiar el lugar. Los coaccionaba sexualmente. Mi cliente (Fermín) manifestó que no mantuvo. Pero (González) no le dejaba ni de día ni de noche. El señor se iba a bañar, se preparaba y le decía que se acueste con él. Era constante la forma en que le perseguía; pero que el joven no accedía”, explicó el abogado.

El jurista dijo estar indagando por más víctimas de González, que deberá responder ante la justicia por trata de personas para explotación sexual y laboral. “Hay varios niños que pasaron por la situación. Estoy buscando a todos los que sufrieron acoso por esta persona. Eran niños de 15, 16 y 17 años. No sé exactamente cuántos son”.

Valentín Ozuna, representante del futbolista y quien había sido acusado por el presidente como el responsable de la situación, también lo denunció ante la Fiscalía por presuntas amenazas y dio a conocer que cuando estuvo en las divisiones inferiores recibió una golpiza de este hombre.

“Nosotros aguantamos y soportamos la situación, es algo duro. Nosotros aguantamos por las cosas que sabemos. Siempre se manejó eso, un rumor de barrio, que el presidente es así… El muchacho (NdeR: en referencia al nuevo denunciante) declaró que una vez hicieron una orgía con 25 muchachos”, dijo Ozuna a 970 AM de Asunción.