‘Al exfiscal Moreno lo voy a extraditar, pero cuando diga la verdad’: Santos

El primer mandatario condicionó la extradición de Luis Gustavo Moreno a Estados Unidos “a que diga la verdad”.

El presidente Juan Manuel Santos confirmó este martes que extraditará al exjefe Anticorrupción de la Fiscalía General, Luis Gustavo Moreno, quien es solicitado por la justicia de Estados Unidos por haber recibido dinero para torcer el expediente contra el exgobernador de Córdoba, Alejandro Lyons Muskus.

Sin embargo, el jefe de Estado informó también que condicionará la extradición de Moreno “a que diga toda la verdad”: “Al exfiscal lo voy a extraditar, pero voy a condicionar esa extradición a que diga la verdad, como me lo ha pedido la Procuraduría General de la Nación y la Comisión de Acusaciones del Congreso. Apenas diga la verdad lo extradito”, aseguró Santos.

En noviembre pasado, Moreno logró un principio de oportunidad con la Fiscalía. El acuerdo, según el fiscal Néstor Humberto Martínez, establece una impunidad penal por aquellos delitos que cometió mientras se desempeñó como abogado litigante, mas no como jefe de la Unidad Anticorrupción del ente investigativo.

El acuerdo dispone que el exfiscal extraditable tendrá que continuar su proceso de colaboración ante la Fiscalía y la Corte Suprema de Justicia cuando estas lo requieran. Además, también tendrá que rendir su versión en los procesos que se adelantan en la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes.

En cuanto al proceso de extradición, el fiscal general expresó en su momento que sigue en firme en la medida que Moreno cumpla con todos los actos de colaboración con la justicia. “Hemos coordinado con el departamento de justicia de los Estados Unidos que, para los efectos de su concurrencia en el juicio, que debe llevarse a cabo a partir de los testimonios que él brinde, se podrán llevar a cabo en audiencia a través de medios electrónicos”

La solicitud de extradición contra Moreno y el abogado Leonardo Luis Pinilla, que envió la Corte del Distrito Sur de la Florida, se basa en las grabaciones hechas por la DEA en las que se evidenciaría que los dos hombres pedían dinero al exgobernador de Córdoba, Alejandro Lyons Muskus, para frenar el proceso penal en su contra por actos de corrupción durante su administración en el departamento. La acusación se da por los cargos de conspiración para lavar de dinero, conspiración para cometer fraude en giros bancarios y fraude bancario.

En agosto pasado, la Corte Suprema inició el trámite para la extradición del exfiscal. El caso fue asignado al magistrado Luis Antonio Hernández, quien deberá iniciar con la recolección de pruebas en este caso y verificar que la petición cumpla con los requisitos necesarios para autorizar la extradición.

Según la justicia de Estados Unidos, tanto Pinilla como Moreno se aliaron para usar el rol del entonces jefe Anticorrupción para enriquecerse a sí mismos a cambio de información y un trato favorable en el caso contra Lyons. La petición de extradición precisa que Pinilla contactó a Lyons mediante una aplicación de mensajería instantánea a nombre de Moreno para pedirle dinero. En esa conversación se pactó una reunión en Miami, Estados Unidos.

Allí se le exigieron $400 millones y otros US$40.000 dólares antes de la salida de Moreno de los Estados Unidos. El documento revela que la transacción se daba por la identificación de testigos que entregaran información en contra de Lyons y la revelación de sus testimonios a la defensa de exgobernador, para que tuviera tiempo de desacreditarlos. Igualmente, dice el texto, Moreno asignaba a los fiscales a su cargo múltiples procesos para que no tuvieran tiempo de continuar en la investigación contra Lyons.