Al ritmo de “Yo me llamo cumbia”, Colombia le da la bienvenida al Papa Francisco.

En medio de un gran ambiente de fiesta y ante la alegría de millones de fieles que lo esperan, el Papa Francisco aterrizó en Colombia, a bordo del avión de Alitalia, a las 4:10 p.m. (hora local) para iniciar la tan esperada visita que se extenderá hasta el domingo 10 y que incluirá un encuentro con los obispos de Venezuela.

El avión papal llegó al área militar del aeropuerto internacional de Bogotá – El Dorado, donde esperan al Pontífice autoridades civiles y militares como el Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos; acompañado de su esposa María Clemencia; y el Nuncio Apostólico en el país, Mons. Ettore Balestrero.

También saludaron al Pontífice el Obispo Castrense y encargado de la visita, Mons. Fabio Suescún, entre otros Prelados.

Al bajar del avión, el Santo Padre saludó a un grupo de niños vestidos con poleras blancas, con la imagen del Santo Padre en la espalda, a quienes abrazó y besó uno por uno

Luego Francisco y el Presidente rindieron honores a las banderas de Colombia y el Vaticano.

El Santo Padre y el mandatario aprecian luego el conocido baile “Yo me llamo cumbia”.

El Papa saludó después a un grupo de víctimas del conflicto armado, además de algunos niños enfermos. También se detuvo brevemente con algunos miembros de las fuerzas armadas a quienes bendice junto a las botellas de agua que le presentan.

El Papa Francisco subió luego al papamóvil, hecho a partir de un auto chevrolet, en el que se dirige a la Nunciatura Apostólica, acompañado del Arzobispo de Bogotá, Cardenal Rubén Salazar

Las actividades oficiales del programa de la visita del Papa en Bogotá comenzarán recién el jueves 7 de septiembre, con el encuentro con las autoridades civiles y la audiencia privada que sostendrá el Pontífice con el Presidente Santos.

El Santo Padre llega a Colombia cuando en ese país la guerrilla del ELN y el Gobierno han acordado una tregua de 102 días; y unos días después de que las FARC anunciaran la creación de su partido político luego del acuerdo de paz que se firmó en La Habana.

El Pontífice también viene a dar aliento a los obispos de Venezuela, con quienes se encontrará el jueves, cuando millones de venezolanos sufren la fuerte represión del gobierno del Presidente Nicolás Maduro.