Alcalde de Tierralta y ‘el Manteco’, dieron ejemplo de reconciliación

Joverman Sánchez y Fabio Otero.

Joverman Sánchez Arroyave, alías ‘el Manteco’, cabecilla del frente 58 de las Farc, asentado en el sur de Córdoba por largos años, dio la cara y habló frente a las cámaras de los periodistas. Sin embargo, el encuentro más esperado lo protagonizaron él y Fabio Otero, actual alcalde de Tierralta quien fue víctima del temido jefe guerrillero, el mandatario sufrió en carne propia el secuestro de sus padres.

“Mi mensaje es un mensaje de paz, de esperanza, que es lo que anhelamos todos los colombianos que por fin logremos salir de esta horrible noche de violencia”, con estas palabras alías ‘Manteco’ expresó sus anhelos de paz.

RíoNoticias.co se trasladó hasta la zona y dialogaron con el hombre que figuraba en los carteles de los más buscados y por quien se ofrecían hasta 500 millones de recompensa. Hoy vestido de civil, con gorra, suéter azul y un morral con distintivos de las FARC habló del nuevo compromiso con la patria.

El cabecilla de las Farc se refirió al posconflicto, “Es un momento muy propicio para sensibilizar a la comunidad y el país frente a este proceso, poder ayudar al desarrollo de la región del alto Sinú y la comunidad de Gallo”.

Sentado justo al lado del ‘Manteco’, estuvo el alcalde de Tierralta quien aprovechó el momento para decir, “Agradecerle porque sabemos que este gesto de paz con toda Colombia, es lo que necesita nuestro territorio para seguir adelante”, paso seguido el mandatario del alto Sinú también le hizo un llamado a toda la sociedad, “Considero que cada tierraltense, cada colombiano hoy debe sacarse cualquier rencor que tengan en su corazón y saberle pedir perdón a todo el país para prepararnos para la paz”.

Por su parte Sánchez Arroyave dijo que ha tenido buenos comentarios sobre el alcalde que las comunidades hablan bien y lo invitó a seguir trabajando por los campesinos del Nudo de Paramillo. Desde alcalde y guerrillero se dieron la mano y un abrazo y de esa forma dieron muestra de la Colombia reconciliada que necesitamos.