ANLA ordenó suspensión de obras de Hidroituango

La Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) publicó la resolución 820 del 1 de junio de 2018, en la que ordena la suspensión inmediata de las obras de construcción, llenado y operación del proyecto Hidroituango.

Esta paralización de los trabajos se determinó por el poco conocimiento de las condiciones de la presa, por lo que solo será levantada hasta que la Sociedad Hidroituango, liderada por EPM, contrate “un perito experto que emita un dictamen claro, preciso, detallado y objetivo, sobre las condiciones actuales de estabilidad y futuro de la infraestructura asociada a las obras principales de la central”.

Además, la ANLA solicita que este experto suministre información suficiente que le permita tener certeza científica sobre la existencia o no de condiciones de riesgo que puedan derivar en impactos sobre el ambiente y sobre posibles efectos de la integralidad de la infraestructura existente en el proyecto, ocasionando graves inundaciones aguas abajo o cualquier tipo de afectación a los once municipios que están en la zona de influencia de este proyecto que entró en contingencia desde hace dos meses.

La Agencia aclaró que la resolución no aplica para las acciones de seguimiento y monitoreo, pues se debe mantener la atención ante cualquier novedad que genere alarmas para la obra y las comunidades. Tampoco se pueden suspender los trabajos y medidas ambientales en la zona de influencia.

La suspensión fue remitida, además, a Corantioquia, a la Procuraduría para Asuntos Ambientales y Agrarios, a la Unidad de Gestión del Riesgo de Desastres, la Gobernación de Antioquia y el Puesto de Mando Unificado.

EPM ya está notificada de esta decisión y se espera que anuncie las acciones para cumplir con las exigencias de la ANLA para destrabar las obras de Hidroituango.

El gerente de EPM, Jorge Londoño de la Cuesta, ya había confirmado que las instalaciones necesarias en la presa están quedando listas para empezar con el llenado definitivo. Reiteró que se están realizando los estudios de ingeniería para hacer la perforación que permita taponar el túnel derecho, así como el de desviación.

El volumen del río Cauca disminuyó su caudal de 1.215 metros cúbicos, lo que permite que se haga una descarga de 982 metros cúbicos y así poder avanzar en la recuperación del megaproyecto.