Artículo de opinión por Horacio Garnica: EL PUEBLO ES UN MONSTRUO FEROZ

Por HORACIO Garnica Díaz
horagardiaz@hotmail.com

El pueblo hay que tenerlo alejado, en la más absoluta dependencia, excluido de la vida intelectual, y mantenerlo somnoliento; era ésta, una de las prédicas clasistas de la filosofía política platónica, que a pesar de ser tan antiquísima, aún hoy se conserva ” indemne ante los soplos del tiempo”, en el pensamiento y las actuaciones de la oligarquía y la plutocracia colombiana, neoliberal y neoconservadora .

El pueblo de Platón tiene dos significados: uno es el pueblo de la aristocracia griega y el otro es el pueblo que no tiene derecho al llamado “ocio digno”, al que hay que hacerle todas las maldades recomendadas por Platón. Pero no sólo el pueblo tiene dos significados en el vocabulario político; uno de los más destacados e importantes académicos contemporáneos, como lo es Noam Chomsky, sostiene que: “cada término del vocabulario político tiene dos significados: Terrorismo, es sí lo hacen contra mi, pero sí soy yo el que lo ejerzo es contra-terrorismo”.

Pueblo en sentido genérico, es la identificación de los habitantes de una nación, en el contexto de las demás naciones y del mundo; en esta lógica es válido decir: pueblo colombiano, pueblo ecuatoriano etc. Pero cuando se trata de identificar al interior de una nación sus habitantes, entonces en este caso todos no son pueblo, no forman parte del pueblo. El pueblo pueblo son los pertenecientes a la clase media, baja, los miserables y los indigentes; los otros son la clase alta, los llamados “gentes de bien”, que entre otras cosas esta expresión es mal usada, porque en Roma en su momento, eran otras personas las llamadas “gentes de bien”.

No pensé que este tema me resultara tan prolijo, interesante y apasionante; pero es que este es el tema, que debe ser la esencia y el desafío de quienes soñamos con una alternativa política en Colombia. La tarea ni más mi menos es despertar al monstruo dormido, no permitir que se cumpla el mandato platónico de despreciar al pueblo; y eso no lo estamos haciendo, estamos preocupados en buscar candidatos alternativos y eso está bien, pero la gran pregunta es: ¿sí se diera el milagro trascendental y político de tener con un leal, responsable y honesto consenso un candidato alternativo, la pregunta es: CON QUE PUEBLO CONTAMOS? No crean “que nos vamos a tomar el cielo por asalto”.

Espere la Cuarta Parte

Monteria La Perla del Sinu, febrero 14 de 2017.