Así desvió Electricaribe subsidios de estratos 1 y 2

Las facturas de Electricaribe que han llegado estos últimos años a los sectores más pobres de la Región Caribe, tienen en sus cuentas unas operaciones que han encendido las alarmas de los organismos de control. Sumando los dineros desviados entre 2015 y 2016, la empresa se habría ‘embolsillado’ $78.500 millones.

¿En qué momento?

De acuerdo con la Contraloría General de la República, que mantiene abierta una indagación preliminar contra Electricaribe, la compañía utilizaba los recursos del Fondo de Energía Social (Foes) para subsanar sus propias pérdidas. Es decir, en vez de destinar los recursos para subsidiar a los 600.000 usuarios de estratos 1 y 2, se usaron para un objeto totalmente distinto y presuntamente ilegal.

Así lo detectaron luego de analizar un promedio de 800 mil facturas por mes, expedidas durante los años 2015 y 2016. Es decir, unos 19 millones de facturas revisadas, aproximadamente.

Electricaribe se ha defendido bajo la idea de una “mala interpretación” de la aplicación de los subsidios, y luego de revelarse los hallazgos a la luz pública, la empresa de energía eléctrica anunció que regresará a sus suscriptores unos $20.000 millones. En cuanto al resto de dinero, el Agente Especial Javier Lastra dejó claro esta semana que se deberá esperar los resultados de las diferentes investigaciones para poder “evaluar la situación”. (Ver recuadro)

recuadro2

El subsidio

El Foes es un sistema especial de cuentas que beneficia a la población con menores ingresos de la Costa, a través de subsidios que disminuyen el valor de la obligación a cargo del usuario en su factura.

Este fondo fue creado por la Ley 812 de 2003 (Plan Nacional de Desarrollo 2003-2006) y ha sido prorrogado sucesivamente por los planes de desarrollo hasta 2018. Los recursos provienen de las contribuciones de los estratos 5 y 6 (20%), así como los establecimientos (20%) comerciales, industriales (20%) y acueductos (10%).

Con el subsidio se cubre hasta $46 por kilovatio/hora del valor de la energía eléctrica destinada al consumo de subsistencia de los estratos más bajos, áreas rurales de menor desarrollo, zonas de difícil gestión, y barrios subnormales.

Para efectuar esto, Electricaribe recibe los miles de millones de pesos que son girados por el Ministerio de Minas y Energía y aunque el ideal establecido es que se distribuya el beneficio a sus suscriptores, las cuentas de la Contraloría indican que no ha sido así.

Los desvíos

Para ilustrar cómo se desviaban los subsidios, tomaremos un caso como ejemplo. Si un usuario tenía derecho a un descuento de $1.978, Electricaribe aplicaba solo $19,78.

Luego entonces, el resto de dinero que debía ser subsidio ($1.958) la empresa lo destinaba a su componente de ‘aporte’, que en realidad corresponde a la disminución de sus propias pérdidas.

Como lo muestra la infografía, en la factura aparecen como “aporte empresa” solo $ 8.950.98, cuando la suma real para este caso era de $10.909.20.

De esta forma se aplicaba también el descuento a todos los usuarios, según la Contraloría, teniendo en cuenta que el sistema es programado en una forma estándar. De acuerdo a lo considerado por el exministro de Minas Amylkar Acosta, se trata de una “clavija” para “desviar dineros”, algo que no tiene “ninguna justificación”.

“La ley deja claro que esos recursos del Foes son para subsidiar a los usuarios y no para favorecer a la empresa. Lo que hacían era quedarse con eso y afectar a los estratos más bajos”, explicó Acosta.

Por esta misma razón, la Superintendencia de Servicios Públicos y Domiciliarios investiga lo sucedido y según el superintendente José Miguel Mendoza, de comprobarse esos hallazgos la multa a la empresa podría alcanzar los 100.000 salarios mínimos.

recuadro3

Los más afectados

Según un informe de la CGR, los municipios más pobres de la Costa Caribe que se han visto afectados son los siguientes:

En el departamento de Bolívar, están Arroyohondo, Margarita, Tiquiso, Hatillo de Loba, Altos del Rosario, Achí, San Fernando, Calamar, San Jacinto del Cauca, Barranco de Loba, Montecristo, el Peñón y Villanueva.

En Magdalena integran este listado los municipios de Nueva Granada, Zapayán, San Zenón, Sabanas de San Ánguel, Sitionuevo, Concordia, Pedraza, Santa Bárbara de Pinto, Santa Ana y Pijiño del Carmen.

Por su parte, Guaranda, Sucre, San Benito Abad, Majagual y Chalán son los más afectados en Sucre; Pueblo Bello en Cesar y Uribia y Manaure en La Guajira.

En el Atlántico, Candelaria, Suan, Ponedera y Luruaco son los más golpeados.

La devolución

Electricaribe regresará $20.000 millones de pesos del Foes a partir de septiembre, lo que significará una nota crédito a su favor en la factura de los usuarios de aproximadamente $20.000 por cliente, por única vez. Luego tendrán un alivio de $3.000 al mes, que corresponde a la aplicación del Foes conforme a la ley, según explicó el Agente Especial, Javier Lastra.

Tomado del Heraldo