Así operaba la ‘Diabla’ del Clan del Golfo para atrapar niñas

Luego del informe especial de Noticias RCN en el cual contaba cómo es la vida de las mujeres del ‘Clan del Golfo’, uno de l0s apartes más críticos de la entrega periodística es cuando se conoció cómo las proxenetas reclutaban a las menores de 10, 11 y 12 años para el ‘Gavilán’, el líder del narcotráfico del Clan del Golfo. Esta es la Diabla en la vida real.

Según las investigaciones, la forma de encontrar a las menores, era por medio de una mujer, que las buscaba en colegios o escuelas y las sobornaba con regalos, con ropa y les indicaba que ganarían mucho dinero si accedían a acostarse con los jefes criminales.

Cuentan que el Gavilán, es un auténtico aberrado y que armaba fiestas con niñas que no pasaban de los 12 años, asustadas, quebradas emocionalmente, que luego de salir de las guaridas de los criminales, nunca volvían a ser las mismas.

Según el informe periodístico, las menores eran contactadas en pueblos cercanos a donde se refugiaban los ‘malandros’ y las contactaban por teléfono:

Esta es la Diabla en la vida real

-¿Quiubo’? ¿Qué está haciendo?

-Aquí acostada.

-Ah, yo pensé que estaba lista que me la iba a llevar para la finca.

-¿Ah sí? No, pase y me recoge. Pase y me recoge y yo me arreglo.

-Listo. Pero bien bonita y la recojo.

Es una de las charlas que se conocieron entre una proxeneta y una menor de 12 años, que luego de ser recogida en una lujosa camioneta, era llevada a una finca llamada la ‘Trampa’ en donde las menores podían pasar uno o dos días, en donde se arreglaban y esperaban a que en lomo de mula las transportaran por unas dos horas hasta los campamentos en donde estaban ‘Otoniel’ y alias ‘Gavilán’.

Muchas de las veces, las proxenetas sobornaban a los papás de las menores con dinero y con propiedades, para que estos accedieran a que las menores se acostaran con lo jefes narcotraficantes.

ESTA ES LA DIABLA EN LA VIDA REAL DE SIN TETAS NO HAY PARAÍSO: EL CATÁLOGO

Un catálogo, como si de mercancía se tratara, era manejado por por las mujeres, en donde publicaban fotos como las que verá a continuación y los hombres usaban para escoger cuándo y cómo las necesitaban.

Si una de las menores se resistía, podrían llegar a matarla.

En la finca en donde las mujeres hacían escala, tenían todo tipo de regalos, de juguetes.