Atraco a periodista de Montería quedó grabado. Aquí está el vídeo

Una cámara de seguridad, instalada en la calle 29 con carrera 11  capta el momento en que dos hombres armados que se movilizaba en una moto atracaron a la periodista Fiorela Garcia y le quitaron seis millones de pesos.

En el vídeo se ve cuando el twingo negro, donde se transporta la periodista, que había salido de Bancolombia  con el dinero  dobla e ingresa al lavadero el peaje.

Al rato se ve que Fiorela Garcia sale en compañía de una amigo y camina por el andén hacía la carrera nueve.

MOTO 3

La grabación también nuestra a  un motociclista, que según la policía es un  cómplice que los venía siguiendo desde el banco, levanta la mano y señala a la pareja. Enseguida  aparecen en escena dos hombres en una moto que avanzan rápidamente  en contravía detrás de Fiorela y su amigo.

A lo lejos, a  mitad de cuadra, se ve como el parrillero de la moto de camiseta verde con blanco se baja y con revolver en mano amenaza a la mujer, le arrebata el bolso y emprende la huida en la motoclicleta a toda velocidad por la calle circunvalar hacia la circunvalar.

chicanoticias.com conoció que esté vídeo está en manos de la policía desde el mismo día del atraco y la sijin ya tiene individualizados a los atracadores que podrían ser capturados de un momento a otro.

Cinco personas, entre ellas una mujer, habrían participado en la persecución y robo a Fiorela Garcia.

La policía también tiene en su poder tres videos más que muestran el recorrido que hizo Fiorela Garcia desde el banco de Colombia hasta la calle 29 con carrera 11.

En los vídeos quedan plenamente identificados todos los que participaron en el atraco.

“Básicamente es una estructura de crimen organizado..  Llevamos una investigación muy importante, adelantadísima y en los próximos días vamos a lograr la captura de estas personas” dijo a chicanoticias.com el coronel Carlos Rojas comandante de la policía metropolitana.

También anunció que  en los próximos días la Fiscalia General de la nación abrirá cinco oficinas en distintos puntos de la ciudad para que las victimas denuncien y así lograr recaudar pruebas para que cuando se capturen a los atracadores los jueces no los manden para la casa por no representar un peligro para la sociedad.