Aumento de la temperatura puede afectar la salud e incluso causar la muerte

Columnista invitado de Río Noticias: Javier Vergara

La exposición de la población al calor está aumentando debido al cambio climático, y esta tendencia continuará, en general, se observa que los eventos de temperatura extrema aumentan en frecuencia, duración y magnitud. Entre 2000 y 2016, la cantidad de personas expuestas a las olas de calor aumentó en alrededor de 125 millones.

Solo en 2015, 175 millones de personas adicionales estuvieron expuestas a olas de calor en comparación con los años promedio.

Los eventos únicos pueden durar semanas, ocurrir consecutivamente y resultar en un exceso de mortalidad significativo. En 2003, 70,000 personas en Europa murieron como resultado del evento de junio-agosto, en 2010, 56,000 muertes excesivas ocurrieron durante una ola de calor de 44 días en la Federación Rusa.

Se estima que cerca de 70 personas han muerto como resultado de las sofocantes temperaturas que han golpeado la provincia canadiense de Quebec, (Canadá) a julio de 2018, según las autoridades de salud de ese país. La exposición al calor excesivo tiene un amplio impacto fisiológico para todos los humanos, a menudo amplifica las condiciones existentes y da como resultado la muerte prematura y la discapacidad.

África probablemente fue testigo de la temperatura más alta jamás medida confiablemente el mes pasado. Ouargla, Argelia se elevó a 51.3 grados. Si se verifica, superaría la medición de temperatura confiable más alta anterior de África, de 50,7 grados, fijada el 13 de julio de 1961 en Marruecos.

Nueve personas han perdido la vida a causa del calor desde el pasado miércoles hasta este martes. Cuatro personas han muerto en Extremadura, otras cuatro en Cataluña y una en Murcia.

Durante estos días se han llegado a registrar temperaturas máximas de hasta 46,6 grados y mínimas de récord. Una ola de calor en Japón causa 80 muertos y lleva a 35.000 personas al hospital El país del sol naciente nunca lo había sufrido con tanta intensidad.

En Kumagaya, en el centro de Japón han superado los 41 grados por primera vez desde que hay registros de temperatura en la Agencia meteorológica. Más de 35.000 personas han sido atendidas en hospitales, la mitad de ellas con edades superiores a los 65 años.

Ir a trabajar se ha convertido en una acción de riesgo en Japón y Skype ha suplido la presencia en la empresa. En colombia no se conocen cifras aún sobre las muertes o personas afectadas por la ola de calor, que con las temperaturas presentadas estos últimos días cualquier persona podría estar comprometida su salud. Creo que aun el sistema de información colombiano  aún no está maduro en este tema, se necesitaría definir criterios asociados a muertes o afectaciones en salud por calor y crear fichas técnicas de reporte, como capacitar personal de salud para poder identificar estos casos.

Los impactos negativos del calor sobre la salud son predecibles y en gran medida prevenibles con acciones específicas de salud pública. La OMS ha publicado una guía de salud pública para el público en general y los profesionales médicos sobre cómo hacer frente al calor extremo.

Los períodos prolongados de altas temperaturas diurnas y nocturnas crean un estrés fisiológico acumulativo en el cuerpo humano que exacerba las principales causas de muerte a nivel mundial, incluidas las enfermedades respiratorias y cardiovasculares, la diabetes mellitus y la enfermedad renal.

Las olas de calor pueden afectar agudamente a grandes poblaciones durante cortos periodos de tiempo, a menudo desencadenan emergencias de salud pública y resultan en un exceso de mortalidad y en cascada impactos socioeconómicos (por ejemplo, pérdida de la capacidad de trabajo y productividad laboral). También pueden causar la pérdida de la capacidad de prestación de servicios de salud, donde la escasez de energía como las interrupciones realizadas por la empresa electricaribe afectan considerablemente las instalaciones de salud, el transporte, la infraestructura del agua, los pacientes y en general toda la población impidiendo sobrellevar y disminuir los efectos de las olas de calor.

Tener conciencia de esta situación sigue siendo insuficiente de los riesgos para la salud que representan las olas de calor y la exposición prolongada al aumento de las temperaturas.los hospitales, clínicas y los profesionales de la salud deben ajustar su planificación e intervenciones para tener en cuenta el aumento de las temperaturas y las olas de calor. Las intervenciones prácticas, factibles ya menudo de bajo costo a nivel individual, comunitario, organizacional, gubernamental y social, pueden salvar vidas.

El aumento de la temperatura ambiente global afecta a todas las poblaciones.

Sin embargo, algunas poblaciones están más expuestas, como zonas bajo el nivel del mar, en este caso en colombia existen muchas y específicamente en montería donde la temperatura ha alcanzado últimamente una sensación térmica de 45 grados centígrados, estas zonas son más vulnerables fisiológica o socio- económicamente al estrés fisiológico, a enfermedades exacerbadas y a un mayor riesgo de muerte por exposición al exceso de calor.

Estos incluyen ancianos, bebés y niños, mujeres embarazadas, trabajadores al aire libre y manuales, atletas y pobres.

El género puede jugar un papel importante en la determinación de la exposición al calor y sumado a esto la interrupción del  servicio de electricidad.

La ganancia de calor en el cuerpo humano puede ser causada por una combinación de calor externo del ambiente y el calor corporal interno generado por los procesos metabólicos.

Los aumentos rápidos en el aumento de calor debido a la exposición a condiciones más calientes que el promedio compromete la capacidad del cuerpo para regular la temperatura y puede provocar una cascada de enfermedades, que incluyen calambres por calor, agotamiento por calor, insolación e hipertermia. Las muertes y hospitalizaciones por calor pueden ocurrir extremadamente rápido (el mismo día) o tener un efecto rezagado (varios días después) y dar como resultado una muerte o enfermedad acelerada en los ya de por sí frágiles, particularmente observados en los primeros días de olas de calor.

Incluso pequeñas diferencias con respecto a las temperaturas promedio estacionales se asocian con una mayor enfermedad y muerte. Las temperaturas extremas también pueden empeorar las afecciones crónicas, incluyendo enfermedades cardiovasculares, respiratorias.

RECOMENDACIONES

 Mantenga fresca su casa, Intente mantener su espacio vital fresco. Verifique la temperatura de la habitación entre las 08:00 y las 10:00, a las 13:00 y por la noche después de las 22:00.
 Idealmente, la temperatura ambiente debe mantenerse por debajo de 32 ° C durante el día y 24 ° C durante la noche. Esto es especialmente importante para los bebés o las personas que tienen más de 60 años o que tienen enfermedades crónicas.
 Use el aire de la noche para refrescar su hogar. Abra todas las ventanas y persianas durante la noche y temprano en la mañana, cuando la temperatura exterior sea menor (si es seguro hacerlo).
 Reduzca la carga de calor dentro del apartamento o la casa. Cierre las ventanas y las contraventanas (si están disponibles), especialmente las orientadas hacia el sol durante el día. Apague la iluminación artificial y tantos dispositivos eléctricos como sea posible.

 Colgar cortinas, cortinas, toldos o persianas en las ventanas que reciben sol de la mañana o de la tarde.
 Cuelgue toallas mojadas para enfriar el aire de la habitación. Tenga en cuenta que la humedad del aire aumenta al mismo tiempo.
 Si su residencia tiene aire acondicionado, cierre las puertas y ventanas y conserve la electricidad que no es necesaria para mantenerse fresco, para garantizar que la energía siga disponible y reducir la posibilidad de una interrupción en toda la comunidad.
 Los ventiladores eléctricos pueden proporcionar alivio, pero cuando la temperatura es superior a 35 ° C, es posible que no evitan las enfermedades relacionadas con el calor. Es importante beber líquidos.
 Mantenerse fuera del calor, vaya a la habitación más fresca de la casa, especialmente por la noche.
 Si no es posible mantener su hogar fresco, pase 2-3 horas del día en un lugar fresco (como un edificio público con aire acondicionado).
 Evite salir afuera durante la hora más calurosa del día.
 Evite la actividad física extenuante si puede. Si debe realizar actividades extenuantes, hágalo durante la parte más fresca del día, que generalmente es por la mañana entre las 4:00 y las 7:00.
 Quédate en la sombra, No deje niños o animales en vehículos estacionados.
 Mantenga el cuerpo fresco e hidratado
 Tome duchas o baños fríos. Las alternativas incluyen compresas frías y envolturas, toallas, esponjas, baños de pies, etc.
 Use ropa liviana y holgada de materiales naturales. Si sale afuera, use un sombrero de ala ancha o gorra y gafas de sol.
 Use ropa de cama y sábanas livianas, y sin almohadones, para evitar la acumulación de calor.
 Beba regularmente, pero evite el alcohol y demasiada cafeína y azúcar.

 Coma comidas pequeñas y coma con más frecuencia. Evite los alimentos que son ricos en proteínas.
 Ayuda a otros, haga planes para controlar a la familia, amigos y vecinos que pasan la mayor parte del tiempo solos. Las personas vulnerables pueden necesitar ayuda en los días calurosos.
 Discuta las olas de calor extremas con su familia. Todos deberían saber qué hacer en los lugares donde pasan el tiempo.
 Si alguien que usted conoce está en riesgo, ayúdalo a obtener asesoramiento y apoyo. Las personas ancianas o enfermas que viven solas deben visitarse al menos diariamente.
 Si una persona está tomando medicamentos, pregúntele al médico tratante cómo puede influir en la termorregulación y el equilibrio de líquidos.
 Obtener entrenamiento, tome un curso de primeros auxilios para aprender cómo tratar emergencias de calor y otras emergencias. Todos deberían saber cómo responder.
 Si tienes un problema de salud, mantenga los medicamentos por debajo
de los 25 ° C o en el refrigerador (lea las instrucciones de
almacenamiento en el empaque).
 Busque atención médica si padece una afección médica crónica o toma
múltiples medicamentos.
 Si usted u otros se sienten mal, trata de obtener ayuda si te sientes mareado, débil, ansioso o si tienes sed intensa y dolor de cabeza; muévase a un lugar fresco tan pronto como sea posible y mida la temperatura de su cuerpo.
 Beba un poco de agua o jugo de frutas para rehidratar.
 Descanse de inmediato en un lugar fresco si tiene espasmos musculares dolorosos (particularmente en las piernas, los brazos o el abdomen, en muchos casos después de un ejercicio sostenido en climas muy cálidos) y tome soluciones de rehidratación oral que contengan electrolitos. Se necesita atención médica si los calambres por calor duran más de una hora.
 Consulte a su médico si siente síntomas inusuales o si los síntomas persisten.
 Si uno de los miembros de su familia o las personas a las que asiste presenta piel seca y caliente, delirio, convulsiones y / o pérdida del conocimiento, llame a un médico / ambulancia de inmediato.

Mientras espera ayuda, mueva a la persona a un lugar fresco, colóquela en posición horizontal y eleve las piernas y las caderas, quítese la ropa e inicie el enfriamiento externo, por ejemplo, colocando compresas frías en el cuello, las axilas y la ingle, abanicándose continuamente y rociando la piel con agua a 25-30 ° C. Mida la temperatura del cuerpo. No le dé ácido acetilsalicílico o paracetamol. Coloque a una persona inconsciente de su lado.

El contenido de esta columna se toma de un conjunto completo de orientaciones para diferentes públicos, emitido por la Oficina Regional de la OMS para Europa.