Baja la satisfacción de los pequeños agricultores en Colombia. ¿Qué pasa?

La firma consultora Sinnetic reveló este lunes los resultados de la última versión del estudio Confianza en el Pequeño Productor Colombiano. El informe reveló que sólo el 8% de los agricultores en el país se encuentran muy satisfechos con la labor que desempeñan, mientras que el 51% afirma sentirse poco satisfecho y el 41% asegura estar satisfecho.

Si se comparan estos datos con los ofrecidos en años anteriores se puede concluir que cada vez crece más la insatisfacción en su trabajo ya que los muy satisfechos en 2015 representaban el 26% y en 2016 eran el 11%.

¿Qué pasa?

Básicamente son cuatro las razones por las que los pequeños agricultores del país manifiestan estar insatisfechos: el incremento de la percepción del bajo valor de sus tierras al momento de acceder a créditos bancarios, las dificultades para vender su producción, el escaso acceso a internet en zonas rurales y el mal estado de las vías.

“El agricultor considera que su tierra es menos valiosa que antes ya que los bancos no toman la tierra como una garantía para el crédito”, dijo Gabriel Contreras, CEO de Sinnetic. Según el estudio, mientras 52% de los agricultores colombianos pensaban que sus tierras no tenían un valor en 2016, la cifra llegó a 66% para este año.

Otro factor que crece es el de las dificultades para vender la producción, ya que 2017 el 55% de los agricultores encuestados se identificaron con esta problemática, mientras que en 2016 esta cifra era de apenas 36%. (Lea “La revolución de la agricultura familiar”)

Contreras asegura que parte de las razones por las que los agricultores manifestaron este descontento tienen que ver con los intermediadores del proceso, ya que al no haber una regulación de precios estos muchas veces son poco justos al momento de pagar la producción.

El bajo acceso a internet es otro factor que suma a la insatisfacción general. Al parecer los esfuerzos que ha realizado el Gobierno y las empresas para reforzar la cobertura de conectividad en el país no han dado los frutos esperados en el campo, al menos desde la percepción de los usuarios: 14% de los agricultores percibía la falta de conectividad en 2016 y ahora el indicador llegó a 25%. Según Contreras, “se ha visto poco interés de las empresas de telecomunicaciones por desplegar redes en el campo”.

De acuerdo con cifras del MinTIC, las conexiones a internet de banda ancha crecieron 11,1% en el periodo entre enero y marzo de este año, frente a lo registrado en el mismo lapso de 2016, llegando así a un total de 28,4 millones de puntos de conexión, incluyendo fijos, móviles, por suscripción y por demanda.

Por último, el mal estado de las vías se suma a las variables que afecta a los agricultores al dificultar el transporte de su producción. “Vías en mal estado se traducen en mayor tiempo de almacenamiento de los productos cosechados, lo que a su vez significa en pérdidas por maltrato del producto, afectación de plagas y enfermedades”, se lee en el estudio.

Para Conteras es importante que la defensa del agro se dé en el país, ya que después del petróleo es uno de los sectores de la economía que más crecimiento puede traer: “El agro es la base de la pirámide. Es increíble que Colombia importe gran parte del tomate cuando acá se produce”. Y agrega que los esfuerzos en este sector deberían concentrarse en quienes tienen una tierra productiva de menos de cinco hectáreas, ya que representan el 69% del agro en el país.

Tomado de El Espectador.