Capo del Clan del Golfo criaba reses de la mejor carne del mundo

Cuando los agentes de la Fiscalía y la Policía finalizaron la operación para ocupar los bienes del condenado integrante del ‘Clan del Golfo’, Ramiro Caro Pineda, conocido como ‘Nolasco’, se llevaron una sorpresa; una millonaria sorpresa.

Las información que tenían las autoridades reseñaba que los bienes del narcotraficante, ascendían a $100.000’000.000 (cien mil millones de pesos), sin embargo, al terminar el proceso de extinción de dominio más grande que se ha ejecutado contra el ‘Clan del Golfo’, se encontró que la fortuna ilegal que amasó ‘Nolasco’, ascendía a $400.000’000.000 (cuatrocientos mil millones de pesos), un valor que triplicó lo que se tenía identificado.

Según la Fiscalía General de la Nación, en el operativo que se desarrolló entre Urabá, Córdoba y Chocó, “en total fueron ocupados 98 inmuebles entre fincas, lotes, casas lujosas de descanso sobre el golfo de Urabá, apartamentos y parqueaderos; 28 vehículos, muchos de ellos buses de servicio público, motocicletas y cuatrimotos; 14 establecimientos de comercio; cuatro de sociedades y 3.283 semovientes, entre reses y caballos”.

Entre las propiedades ocupadas a ‘Nolasco’, sobresale Agropecuaria Bonga La Grande, una moderna industria ganadera dedicada a la cría y venta de reses de razas Brahmán, Guzerá, Wagyu – considerada como la mejor carne del mundo- y Gyr, obtenidas mediante procesos genéticos y de fertilización artificial.

Según la Fiscalía, “Agropecuaria Bonga la Grande es producto de una sociedad entre ‘Nolasco’ y el confeso narcotraficante Alcides Ríos Mazo, quien fue capturado y condenado en 1997 por la justicia de Panamá por ingresar cocaína a Estados Unidos, posteriormente fue repatriado a Colombia para terminar de cumplir condena y quedó en libertad en el año 2004.

Ríos Mazo sería uno de los múltiples socios de ‘Nolasco’, quien en compañía de otros narcotraficantes, también constituyó empresas de taxis y de buses que cumplían rutas en la región de Urabá y municipios de Antioquia, y que servían de fachada para legalizar dineros obtenidos por los cabecillas del ‘Clan del Golfo’, entre ellos alias Otoniel, por el envío de toneladas de cocaína”.

La Fiscalía estableció que la estrategia de ‘Nolasco’ para intentar ocultar los bienes, consistió en transferir varias veces las mismas propiedades entre sus compañeras sentimentales, hermanos, hijos y sobrinos menores de edad, cuñados y otros familiares, para mezclar dineros de actividades ilícitas con recursos y negocios legales.

La fortuna criminal y las lujosas propiedades de ‘Nolasco ubicadas en Medellín, Necoclí, Apartadó, Santa Fe de Antioquia, Chigorodó, Don Matías y Santa Rosa de Osos (Antioquia), Acandí (Chocó), Ciénaga de Oro (Córdoba) y Villavicencio (Meta) quedaron a disposición de la Sociedad de Activos Especiales (SAE) para su administración.

Ramiro Caro Pineda, alias Nolasco, es uno de los 17 cabecillas de la estructura de crimen organizado ‘Clan del Golfo’, solicitados en extradición por las cortes de Broklyn, Nueva York y Miami. Este narcotraficante se entregó a la DEA en agosto de 2015, aceptó el delito de tráfico de drogas y fue condenado a 25 años de cárcel.

Tomado de El Espectador.