Colegios pueden expulsar a los estudiantes que den mal uso a las redes sociales

Colegios pueden expulsar a los estudiantes que den mal uso a las redes sociales. Foto de ilustración tomada de la Internet.

La Corte Constitucional rechazó la tutela de un alumno para ser reintegrado a su colegio luego de ser expulsado por compartir fotos íntimas de sus compañeras. Además el alto tribunal reiteró la autonomía a las instituciones para dar este tipo de sanciones.

El mal uso que los estudiantes den a las redes sociales para desprestigiar y vulnerar los derechos de sus compañeros puede ser causal de expulsión en las instituciones escolares. Así lo consideró la Sala Quinta de Revisión de la Corte Constitucional al rechazar una tutela con la que un menor pretendía que se le ordenara a un colegio de Bogotá reintegrarlo luego de haber sido expulsado por compartir fotos íntimas de una menor con la que compartía clases.

“El escenario de las redes sociales expone a quienes lo usan a situaciones que en un principio pudieron no ser presupuestadas y que pueden llegar a implicar afectaciones a la dignidad de las personas cuando superan el ámbito de lo privado”, aseguró la Corte.

Los padres del estudiante aseguraron por medio de la tutela que el envío de fotos era normal entre los jóvenes y que la decisión de ser expulsado violaba el derecho a la educación. El juez de tutela de primera instancia concedió el amparo a lo pedido por los padres por considerar que si bien “la conducta del joven es reprochable, la sanción impuesta por el colegio fue desproporcionada y no respetó los principios básicos del debido proceso”.

Sin embargo, la decisión fue impugnada por la institución asegurando que se sostuvieron varias reuniones con los padres de los estudiantes antes de que el caso fuera llevado al Comité de Convivencia Escolar y luego al Consejo de Disciplina por su indebido comportamiento que involucraba conductas lesivas de la intimidad de miembros de la comunidad estudiantil.

El caso terminó con la sentencia de la Corte Constitucional que reiteró la autonomía de las instituciones para aplicar el manual de convivencia cuando los estudiantes afecten la dignidad de otro estudiante por medios digitales, garantizando, en todo caso, el derecho al debido proceso. Además, se afirmó que “Una fotografía intima compartida en un chat, por ejemplo, puede llegar a tener impactos inesperadamente sobredimensionados, mucho más allá de lo que pudieron inicialmente querer o pretender los involucrados” y agregó que “el ejercicio de la libertad encuentra unos límites infranqueables en el respeto de los derechos ajenos”.

Para Paola Portilla, directora de Todos por la Educación, los colegios están en el derecho de sancionar las conductas de los estudiantes que agredan a sus compañeros, sin embargo para ella la solución no está en la expulsión, “los colegios deben aplicar sanciones ejemplarizantes pero las instituciones educativas no pueden desatenderse de este tipo de problemas. La solución está en hacerse cargo de ambientes escolares sanos, que utilicen las redes para todo los beneficios que traiga el buen uso de ellas, al mandar al estudiante a su casa, no se está solucionando el problema”, puntualizó.

Mientras que Carlos Rivas, presidente de la Federación Colombiana de Educadores (Fecode) celebró la decisión,  “nosotros compartimos esa decisión siempre y cuando esté en el manual de convivencia de la institución educativa, creemos que ese es un llamado a la convivencia pero también al uso racional de las redes. Estamos de acuerdo en que la Corte de autonomía institucional para que se puedan dar sanciones a estudiantes que usen las redes para atentar en contra de los derechos humanos, la integridad física, la moral y la ética de los humanos”.

Fuente: Revista Semana.