Comisión forense no pudo exhumar cadáveres de víctimas del conflicto en Córdoba porque no les garantizaron seguridad.

La comisión de expertos forenses, no pudo ingresar a las poblaciones de Río Nuevo, Volador, Guasimal, Villavicencio, Matamoros, Villanueva, La Apartada-Tierralta, localizadas en zonas rurales de los municipios de Valencia, Montería y Tierralta.

La comisión fue informada por la Policía y el Ejército que a las zonas donde realizarían la exhumación de cadáveres no se podía ingresar porque no existen condiciones de seguridad, hecho que fue cuestionado por familiares de las víctimas que mantenían la esperanza de recibir los restos de su allegado, darle sepultura oficial, hacerle el duelo e intentar sanar una herida que cargan desde hace varios años.

También se conoció que la comisión debió suspender el procedimiento, y sin reprogramación alguna, las víctimas enterradas en fosas comunes seguirán en calidad de desaparecidas y sus familiares extendiendo el dolor.

La ubicación de las fosas comunes y detalles de las víctimas allí sepultadas fueron informadas por el postulado Jesús Ignacio Roldan, alias “Monoleche”, exjefe de las extintas Autodefensas, en cumplimiento a los requerimientos de la ley de Justicia y Paz.

“Aquí lo cuestionable es que ni el Ejército ni la Policía hayan tenido la valentía de acompañar la comisión.

Demuestra esto que en Córdoba hay zonas vedadas y donde mandan los grupos armados ilegales”, afirmó el periodista, Antonio Sánchez JR, al revelar la información en su programa Periodismo Actual que se emite por la emisora Montería Radio 38 Grados.

Tomado de Montería 38 Grados.