¿Corte Constitucional aprueba sexo en los colegios?

Raúl Benítez, columnista invitado de Río Noticias.

A raíz del fallo proferido por la Sala Novena de Revisión de la Corte Constitucional con fecha del 4 de septiembre de 2018, se ha generado una serie de afirmaciones erradas o inexactas respecto al tema debido a que algunos medios de comunicación han publicado esta información con titulares como: “Se puede tener sexo en el colegio”, “Fallo de sexo en el colegio, papa caliente para la Corte”, “Corte reversa expulsión de estudiantes sorprendidos teniendo sexo en el colegio”, “Corte ordena a colegio reintegrar a estudiantes sorprendidos teniendo sexo”… y la lista continúa.

Semejante noticia ha desatado todo tipo de comentarios a favor y en contra entre los colombianos en general y posiblemente ha creado una falsa expectativa en muchos estudiantes.

Pero, para tranquilidad de los padres de familia y quizá para decepción de algunos jóvenes es necesario aclarar a la opinión pública que: Sí se puede expulsar a los alumnos por sostener relaciones sexuales dentro de los planteles educativos.

Hago un llamado a la calma y responsabilizó de esa interpretación errada que ha causado tanta polémica exclusivamente a los medios de comunicación y a su manera de transmitir esa información.

En ningún aparte de la sentencia, en su revisión de tutela, la Sala Novena de La Corte aprueba tal conducta de los estudiantes, todo lo contrario: tutela los principios constitucionales vulnerados a estos en una postura encajada en derecho.

Cabe recordar que las normas de conducta y decoro de la sociedad no permiten tener sexo en espacios públicos o semi-cerrados sin que se sea sancionado por ello.

Para esto existen lugares privados donde se puede realizar esta práctica sin afectación a la moral de las demás personas, y en los cuales no se corre el riesgo de ser grabado y luego exhibido en redes sociales como es común hoy.

La sexualidad es un acto íntimo entre personas que se desean y/o tienen un vínculo sentimental, por lo que debe disfrutarse con responsabilidad.

A continuación, resumiré los apartes del fallo resuelto por La Sala Novena de la Corte Constitucional en Revisión de sentencia T 364 de 2018 del 4 de septiembre:

PRIMERO: REVOCAR la sentencia proferida por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca –Sección Segunda−, de fecha seis (6) de septiembre de 2017, en única instancia, dentro del proceso de acción de tutela promovido por los ciudadanos MM y YY contra la Escuela Militar, mediante la cual se negó el amparo de los derechos fundamentales al debido proceso, la intimidad, la libertad y la dignidad. En su lugar, CONCEDER la protección invocada en los términos antedichos, de conformidad con las consideraciones expuestas en la presente providencia.

SEGUNDO: DEJAR SIN VALOR Y EFECTO las decisiones adoptadas en el Acta 7787 de 2017 del 26 de julio de 2017, proferida por el Consejo Académico de la Escuela Militar, que confirmó la registrada en el Acta 7776 del 21 de julio de 2017, que ordenó la cancelación de la matrícula y la pérdida del cupo de los estudiantes MM y YY.

TERCERO: DEJAR SIN EFECTOS el proceso disciplinario que las directivas de la Escuela Militar, iniciaron en contra de los estudiantes MM y YY, por la supuesta vulneración del artículo 82 del Reglamento Académico y Disciplinario de la EMSUB, con fundamento en las consideraciones del presente pronunciamiento judicial.

En consecuencia, ORDENAR el reintegro de los estudiantes MM y YY, si así ellos lo aceptan, a la Escuela Militar, en las mismas condiciones que gozaban antes de proferirse la decisión de “cancelación de la matrícula y la pérdida del cupo” que culminó el proceso disciplinario adelantado en su contra.

CUARTO: ORDENAR a la Escuela Militar que al reiniciar el proceso disciplinario en contra de los accionantes deberá:
(i) observar, previamente, todas las garantías posibles para salvaguardar la reserva de la identidad de los afectados, con el fin de proteger su derecho a la intimidad;

(ii) disponer del acompañamiento de personal profesional en psicología, acompañamiento psico-social y/o trabajo social, para valorar la infracción cometida, la eventual sanción de la misma, y velar por la adopción de las mejores medidas que se correspondan con el proceso educativo del que hacen parte los estudiantes;

Y (iii) observar, en lo sucesivo, el respeto del principio de proporcionalidad en todas las actuaciones disciplinarias que desarrolle en este caso y en todos los que conozca en adelante.

Así que, contrario a los que los medios de comunicación han expuesto en sus diferentes titulares, se puede observar que en ningún aparte de los puntos planteados, se aprobó la conducta de los alumnos que fueron reintegrados, además de que fue un fallo inter partes (es decir, que se aplicó a las partes en conflicto: la escuela militar y los dos estudiantes).

La Sala Novena de revisión de la Corte Constitucional tuteló el derecho al debido proceso, la proporcionalidad de la pena y la intimidad, en el entendido que de manera arbitraria La Escuela militar desconoció el reglamento interno de la institución educativa al momento de sancionar a los estudiantes, por lo que obliga a la institución para que durante la nueva investigación garantice el derecho a la intimidad, al debido proceso y obviamente que la sanción impuesta a los estudiantes.

En este caso en particular sea proporcional a su falta, toda vez que los estudiantes objeto de la investigación admitieron su culpa, lo que se tiene como un atenuante de la falta cometida.

Por lo anteriormente expuesto, considero que los medios de comunicación deben ser más responsables en la forma como presentan y venden las noticias a sus audiencias, pues los titulares del calibre ya conocido pueden generar en los padres de familia preocupación y, lo que es más grave, estimular a muchos jóvenes a caer en conductas inapropiadas bajo el entendido de que la ley los ampara, lo cual es totalmente falso.