¿ Cuál adoctrinamiento político?

Columnista, Horacio Garnica.

En un país, una nación y una república como Colombia, decir el Partido Político de gobierno, que los profesores son el lunar, y que adoctrinan a los estudiantes; es justificar el asesinato de 1.014 educadores ocurrido en Colombia hasta la fecha, por estar adoctrinando estudiantes, y por el delito de opinión y de pensar diferente, intolerado en nuestra patria y castigado con la muerte. Es la proscripción al pensamiento crítico. Y, es más, es despejar el camino para que continúe esta acción criminal contra éstos sí, verdaderos servidores públicos.

La Federación de Trabajadores de la Educación, FECODE, en uso del derecho de petición constitucional, está en la obligación de solicitarle al Presidente de la República, su concepto sobre lo afirmado por su partido sobre el tema en comento; partido al cual él, y toda su militancia, le debe abyecta obediencia y actuación sincronizada alrededor de los designios del gran jefe. Hace unos pocos días, las mujeres seguidoras de Petro también fueron mancilladas en su honra, fama y buen nombre, por parte de un periodista del palacio presidencial, supuestamente afín al partido en mención.

Si los profesores adoctrinaran políticamente a los estudiantes, de seguro que ya Colombia fuera otra república, no socialista; pero si, más democrática, en paz, más justa y cimentada sobre el Estado Social de Derecho. No estuvieran saliendo de las aulas escolares potenciales ciudadanos compradores y vendedores de votos, y ciudadanos vinculados a partidos como el que sin piedad alguna estigmatiza a profesores y mujeres.

¿Cuál adoctrinamiento?, si los mismos profesores no están adoctrinados; porque en verdad hay en cierta forma unidad sindical, pero también es cierto que hay una gran desunión política. El 14 de febrero día del Paro Nacional del Magisterio, mientras unos periodistas cuestionaban el paro con el mismo estribillo de siempre: “Los perjudicados son los estudiantes”, ” hay otras formas de protestar”. Un padre de familia intervino y dijo: “son 350 mil maestros porque no se unen políticamente y eligen a sus propios representantes y así no tienen que estar dependiendo de nadie”. Y hay maestros de todos partidos hasta del que los maltrata y los agrede.

Es de extrema gravedad las sindicaciones que el partido de gobierno le hace a los profesores, por el peligro que representa para sus vidas, y por el atropello a la ética profesional de los mismos; que no hacen, ni harían jamás adoctrinamiento político, por respeto y consideración a los estudiantes; sólo el conocimiento y el pensamiento crítico, es el fundamento para la toma de decisiones libres, autónomas, independientes y soberanas.

El Presidente de la República no sólo debe darle a FECODE su concepto sobre la grave estigmatización que su partido le hace a los maestros, sino también a la opinión pública.