Cuatro años de la macabra escena de los cabeza mocha. El caso sigue impune

Las tres víctimas del sonado caso. Foto tomada de Internet.

La macabra escena de dos cabezas en un saco y los troncos flotando en el río, completa hoy cuatro años de la impunidad y el silencio predomina en torno al caso en la ciudad. Como se recordará la noche Amor y La Amistad de 2012 dos sujetos en moto abandonaron los costales al notar la presencia de una patrulla motorizada de la Policía en el barrio Furatena.

El caso es hasta el momento un manto de misterio y contradicciones en medio de la investigación que realiza la Policía y la Fiscalía. A lo anterior se suma la forma como se han cambiado las hipótesis.

Como se recordará las víctimas fueron Elkin Herrera Arroyave y Sebastián Zumaqué, quienes fueron (decapitado). Además se encontró el cadáver de Daniel Ramos Alemán.

En medio de las versiones que han surgido en el sur de Montería tomó fuerza la que asegura que las cabezas fueron arrojadas en el sector hacia Guateque porque quienes las traían se encontraron con la Policía, pero que el propósito habría sido dejarlas en el barrio La Granja, donde residían las víctimas, en señal de advertencia contra un grupo de jóvenes.

Los único cierto todo estos es que hasta hoy nadie sabe nada de las causas de esos esos asesinatos.