De los 51 magistrados de la Justicia Especial para la Paz, 7 son costeños

En la lista de 51 magistrados de la Justicia Especial para la Paz, sistema de justicia transicional pactado en la mesa de La Habana con las Farc, figuran siete magistrados costeños.

Se trata de Zoraida Chalela, costeña por adopción; la valduparense kankuama Ana Ochoa, el guajiro wayuu Juan Cantillo, la samaria Nadiezhda Henríquez, la arhuaca cesarense Belkis Izquierdo y las cartageneras Julieta Lemaitre y Gina Cabarcas.

Al recibir el listado de manos del comité de escogencia, el presidente Juan Manuel Santos hizo hincapié en que el resultado del proceso fue incluyente y renovador, ya que entre los seleccionados el 53% son mujeres, más del 10% son indígenas, más del 10% afrocolombianos y el 61% son de fuera de Bogotá.

Indicó que los magistrados seleccionados tienen trayectorias y experiencias diversas, pues han sido jueces, integrantes del Ministerio Público, de las cortes internacionales de derechos humanos y de la academia.

Los escogidos se dividen en veinte miembros del Tribunal para la Paz, 18 titulares de las Salas de Justicia, 7 suplentes del Tribunal para la Paz y 6 suplentes de las Salas de Justicia.

Dos costeñas en el Tribunal de Paz

Zoraida Chalela es ocañera de nacimiento pero costeña por adopción. Toda su labor como jurista la ha desarrollado entre Cartagena y Barranquilla y hoy es magistrada del Tribunal Superior de Barranquilla.

Chalela posee más de 11 años como Magistrada de Garantías de la Sala de Justicia y Paz del Tribunal de Barranquilla, con intercambios judiciales internacionales -Perú y Argentina- a través de la ICTJ e innumerables paneles, conversatorios e intercambios internos sobre justicia transicional, Derechos Humanos, DIH y DIDH, con organizaciones no gubernamentales (la GIZ, ICTJ), así como a través de la Escuela Judicial Rodrigo Lara Bonilla y el Ministerio de justicia.

La segunda integante de ese Tribunal de Paz es Ana Ochoa Arias, es de Valledupar, viene de la etnia kankuama, y es la otra magistrada costeña titular del Tribunal de Paz.

En sus motivos expuso su procedencia: “Soy indígena Kankuama, abogada con amplios conocimientos en derechos humanos, DIH, políticas públicas, derechos de los Pueblos Indígenas con enfoque de género, derechos de los niños y niñas desvinculados del conflicto armado y Jurisdicción Especial Indigena (JEI)”.

Igualmente, puso de presente su experiencia en instancias internacionales como la CIDH, donde trabajó durante dos años como abogada-becaria de la Relatoría de los Pueblos Indígenas; ha representado a los Pueblos Indígenas de Colombia ante las Naciones Unidas.

Durante más de 15 años se ha desempeñado como abogada en diferentes organizaciones del país. En la ONIC fue asesora jurídica y Secretaria Técnica de la Mesa Permanente de Concertación, y es fundadora de la Comunidad de Juristas Akubadaura, en la que confluyen abogados y abogadas indígenas del país.

Vía El Heraldo –