“Declaro en el nombre de Jesús que Jaguares no desciende” Hubert Bodhert

“¡Champetua ua ua, champetua ua ua… si le gusta la champeta!” cuenta Hubert Bodhert que resuena en los camerinos del Jaguares. “La tierrita es la tierrita, pero yo soy más vallenatero”, precisa el entrenador cartagenero de 45 años de edad. Y añade, “en el camerino siempre hay música y en la cancha siempre hay alegría, tomadera de pelo. Encontramos cualquier motivo para sacarle una sonrisa al grupo”.

Así gozoso se muestra el Jaguares en la cancha. Y en situaciones de apremio, lucen más sosegados. El pasado viernes lo demostraron en el Pascual Guerrero, al superar 1-3 al Cortuluá. El resultado, aumentó la tensión en el América, que un día después no pasó del empate en su visita al Once Caldas, y resbaló a la zona del descenso directo, con dos puntos menos que el conjunto ‘felino’. La seguridad de los protagonistas en el campo, es la expresión de lo que les transmite su orientador táctico; así lo manifestó en diálogo con AS Colombia.

El calor en Montería: “La humedad es alta y la temperatura sobre las 3 de la tarde no es fácil”.

¿A qué hora entrenan? “Temprano, a las 6:30 o 7:00 de la mañana ya estamos en cancha, y tratamos de no permitir que nos pegue tanto ese sol”.

¿Es una ventaja jugar allá? “Es una ventaja siempre y cuando tu equipo juegue bien y ponga las condiciones; pero si el visitante juega mejor, hace mucho daño. El que saca beneficios es el que controla mejor el compromiso”.

Cuando más hay tensión, sus jugadores lucen más tranquilos… “Hemos tratado de encontrar paciencia para elaborar el juego, que no haya afanes. Este es un equipo que tiene madurez y eso nos ha ayudado. Les tengo fe a todos los muchachos. Están en un buen momento y queremos que sigan elevándose. Hay que rematar mejor el campeonato, esto va hasta la última fecha”.

¿Usted es más persuasivo que impulsivo? “No, aquí cuando toca bravear se bravea. Ellos saben cómo soy, y que me gusta más la alegría, trabajar con gran motivación; pero al jugador hay que soltarlo y apretarlo, porque si no, se pasan la línea”.

¿Qué le saca la piedra? “Cuando no hay actitud. Eso no lo tolero”

Pero últimamente su equipo lo mantiene contento: “A mí me gusta mi equipo, siempre está dándolo todo. Nunca he visto que se entregan, pese a que hemos vivido miles de adversidades y diferencias, pero siempre hay la disposición para aceptar los errores y recomponer las cosas. Es un buen grupo”.

¿En su equipo se habla del América? “Nosotros poco hablamos de los rivales. Cada quien tiene su propio problema y tiene que dedicarse a su problema. Tenemos que vivir lo nuestro. Frente a Cortuluá, había que sacar el resultado. Ya es problema de los demás lo que tengan que hacer. Le pido a mi Diosito lindo que nos dé la bendición de poder sostenernos en esta categoría”.

¿Ve muy complejo el problema del América? “Eso lo podrá decir ‘el Polilla’, pero sé que la tiene difícil, y con este Jaguares, nadie la va a tener fácil. No es solo América, también está Bucaramanga y Tuluá. Esto es hasta el final”.

¿Cree que América se va a ir a la B? “No soy brujo, ni adivino. Yo confío en mi equipo y puedo decir que no desciende, lo declaro en el nombre de Jesús y vamos a luchar hasta el final por sostenernos. Jaguares no se va a ir a la B”.

Las diferencias en inversiones entre América y Jaguares: “La diferencia es abismal, pero ya el fútbol es de hombres, y sé que este equipo en el fututo podrá tener mejores condiciones económicas para hacer mejores inversiones, pero hoy estamos centrados en que tenemos un gran equipo y que estamos al nivel de las exigencias de la Liga”.

No se limitan por las carencias: “Nosotros no tenemos problemas de deudas. Nos faltan muchas cosas en cuanto a tecnología, pero contamos con una buena cancha y los implementos necesarios para trabajar; como también la disposición y el material humano, que es lo más importante para un equipo. Ya hoy la imagen de Jaguares es diferente. ya no es el equipo que estaba relegado. Ya Jaguares se respeta”.

Tomado de As.com