“Déjeme de buscar, que yo con mucho gusto me entrego voluntariamente”.

Toño Sánchez Jr.

Por: Toño Sánchez Jr.
Bien temprano del viernes 16 de junio de 2017 Marcos Daniel Pineda García, Alcalde de Montería, escribió en su cuenta personal de Instagram el siguiente texto: “Esta fue la primera vez que bailamos en la parada folclórica con la comparsa de la Alcaldía, en el año 2008, llevábamos a Emmanuela en brazos. Hoy casi 10 años después, volveremos a bailar una vez más, estamos listos los tres y Genoveva, para gozarnos la parada folclórica de esta tarde”.
Lo que no sabía al subir el texto a Instagram era que desde hacía días se había desplegado una cacería en su contra que también involucraba al exalcalde de esta ciudad, Carlos Eduardo Correa Scaff.
Todo inicia para el actual Alcalde de Montería el sábado 3 de junio cuando hace su arribo a esta ciudad el abogado Leonardo Pinilla. Quien en horas de la noche se encontró a Marcos Daniel Pineda García en una casa campestre al norte de la ciudad. Allí le dice, que tiene en su poder copia de unas órdenes de captura en su contra y de Carlos Eduardo Correa Scaff.
El Alcalde de Montería se abstiene de ver las copias, a lo mejor no lo hace porque cree que es como estar viendo su ‘Certificado de Defunción’, nadie quiere ver algo así.
El abogado Pinilla, después de dar la lapidaria advertencia ofrece sus servicios profesionales, para nadie era en ese momento un secreto la cercanísima amistad con el Director Nacional de Anticorrupción de la Fiscalía, Luis Gustavo Moreno. Quien en estos días se ha visto beneficiado por los medios de comunicación del interior que han ‘manejado’ su defensa de manera oficiosa. A lo mejor es la contraprestación de los medios del interior por los favores, o mejor, por las filtraciones recibidas.
Según fuentes confiables, el Alcalde Marcos Daniel, declina respetuosamente el ofrecimiento de Pinilla y manifiesta que él tiene su abogado de confianza; le agradece por la información y se retira muy preocupado de la reunión.
El lunes cinco de junio lo primero que hace el Alcalde de Montería es radicar ante la Unidad Nacional Anticorrupción de la Fiscalía General de la Nación una carta en donde ruega ser escuchado para que se conozca su versión de los hechos y aportar todas las pruebas que se requieran. Carta que es ignorada totalmente por la Fiscal que maneja el caso.
Marcos Daniel Pineda no se vuelve a reunir nunca más con el abogado Pinilla, tampoco llega a conocer a Luis Gustavo Moreno.
Aunque semanas después apareció un ‘calanchín’ del Partido Liberal afirmando irresponsablemente, y sin prueba alguna, que Pineda García le había entregado dinero a Moreno.
Lo que sí hicieron los advertidos con las órdenes de captura fue indagar en Bogotá qué estaba pasando. Que si era cierto lo de las capturas. Carlos Eduardo Correa Scaff también oficia a la Fiscalía su voluntad de ir hasta allá para ser escuchado, pero su petición tampoco es atendida.
Todo indicaba que esto era un elaborado plan para extorsionar a estos funcionarios públicos, amparados en una obra civil, que si es cierto tuvo retrasos, todo fue aprobado por el Gobierno Central.
Con todas las filtraciones que hubo de este proceso no hay duda que esto tuvo que haber llegado a los oídos del Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez Neira. Quien, según una fuente cercana a él, solicita información sobre el tema y pide que se “investigue más antes de tomar una decisión irresponsable”.
Al parecer esta posición del Fiscal incomodó a Luis Gustavo Moreno, quien veía como se le podía escurrir esta jugosa oportunidad. Por lo que decidió utilizar a sus fichas incrustadas en los medios de comunicación del interior. Recuerden que los foros que Moreno organizó por todo el país eran patrocinados por la Revista Semana y los principales medios de Bogotá.
No podía permitir que estas presas se le fueran a escapar de sus manos, por lo que comenzó a filtrar a una emisora de Bogotá las decisiones que se estaban tomando. Como nadie llamaba al abogado Pinilla para contratar sus ‘servicios profesionales’, el 14 de junio entregan a la emisora copia de las órdenes de captura.
Con un Fiscal corrupto nadie juega, menos una gente de Montería, tierra estigmatizada desde los medios de comunicación capitalinos. Con esto nadie está negando las irregularidades y casos de corrupción que se han visto en este Departamento.
La captura de Marcos Daniel Pineda García y Carlos Eduardo Correa Scaff se vuelve prioritaria, por encima de la de alias ‘Otoniel’ el comandante de lo que se ha conocido como ‘Los Urabeños’.
Ahora la captura no tenía que ser discreta sino pública, que mejor momento que ese viernes cívico cuando el Alcalde estuviera bailando porro con su esposa e hijas en la Avenida Primera de Montería. Y así se planeó.
El viernes 16 de junio, bien temprano, el Alcalde de Montería escribió en su cuenta personal de Instagram el siguiente texto: “Esta fue la primera vez que bailamos en la parada folclórica con la comparsa de la Alcaldía, en el año 2008, llevábamos a Emmanuela en brazos. Hoy casi 10 años después, volveremos a bailar una vez más, estamos listos los tres y Genoveva, para gozarnos la parada folclórica de esta tarde”.
Como a las 9 de la mañana llegaron los del CTI a la ‘Casa Lúdica’ del Barrio Los Nogales de Montería a un evento organizado por la Unicef y en donde participaba el futbolista Santiago Arias y que iba a estar presidido por el Alcalde de Montería.
Marcos Daniel al enterarse de que lo están buscando, se comunica con el director nacional del CTI y le dice que se enteró de que el CTI lo estaba buscando. El general Pérez del CTI le confirma que tiene en su poder una orden de captura en su contra, eran las 12 del mediodía del 16 de junio de 2017.
Testigos presenciales de esa llamada aseguran que el Alcalde, bastante compungido, le dice al director nacional del CTI: “Déjeme de buscar, que yo con mucho gusto me entrego voluntariamente”. Y le da una dirección del norte de la ciudad donde lo estará esperando.
A la hora acordada llega un carro del CTI que lo lleva hasta el aeropuerto de Los Garzones y en un avión de la Policía es trasladado a Bogotá. Fue la hora y 20 minutos de vuelo más terrible en la vida de este funcionario. Solo lo acompañaban las lágrimas que derramaba y el recuerdo de sus hijas.
Son momentos en los que de verdad conocemos la angustia, la impotencia y la frustración.
Son momentos en los que se piensa más en el dolor ajeno, el de la familia, el de los amigos, que en el propio. Por lo que el sufrimiento se hace más grande.
Con respecto a Carlos Eduardo Correa Scaff, este también se entregó voluntariamente. Él llega a Cartagena y se entera de la orden de captura por lo que de inmediato se regresa a Bogotá. Llamó a su amigo y antiguo subalterno, Carlos Frasser, para que lo asistiera inicialmente en la presentación en la Fiscalía.
Al llegar al bunker de la Fiscalía ya lo estaba esperando Frasser y se entrega voluntariamente.
He usado varias veces el término “voluntariamente” y “entrega”, porque así sucedieron los hechos. Pero perversamente la Fiscalía, me imagino que ordenado por Luis Gustavo Moreno y la fiscal del caso, expidieron un comunicado en donde afirmaban que estas dos personas habían sido capturadas, cuando realmente los hechos no se dieron así. Pero había que humillar y pisotear la dignidad de estas personas, más si eran de Córdoba.
Las audiencias demoraron cuatro días. La del jueves, donde se decidía la medida de aseguramiento en establecimiento carcelario se suspendió a las 10 de la noche, ya que la juez solicita revisar todas las pruebas. Y convoca para el día siguiente viernes a las 8 de la mañana.
Lo que es la Fe.
Marcos Daniel Pineda García se levantó temprano ese día y recogió todas sus cosas. Confiaba en Dios que allí no regresaría y dejó su maleta lista para mandarla a buscar más tarde. Y así fue!
Antes de las 10:30 de la mañana la magistrada con funciones de control de garantías dijo las contundentes palabras que los medios de comunicación han querido ignorar: “Uno no captura para investigar. Uno primero investiga y luego si hay pruebas captura”.
Y concluye la juez diciendo que no hay argumentos ni inferencia racional para imputar cargos ni mucho menos méritos para solicitar una medida de aseguramiento y deja en libertad a los imputados. La Fiscalía apela la decisión, dos horas más tarde salen en libertad.
A la salida Marcos Daniel Pineda se funde en un largo abrazo con su esposa, hermano y amigos.
Un amigo cercano, que estuvo a las fueras de los juzgados de Paloquemao, me informó que su hermano Adolfo al enterarse de la decisión de la juez, compra de inmediato unos tiquetes aéreos para viajar ese mismo día a Montería. Quien sabía del desespero que tendría su hermano por llegar lo más pronto a Montería. Nadie se imaginó el recibimiento que los monterianos le ofrecieron. Muestra de solidaridad nunca antes vista en esta ciudad para con un Alcalde.
A su llegada a Montería lo esperaba su hija mayor, que lloraba porque esa sí sabía lo que pasaba y la menor lloraba porque no sabía lo que pasaba.
Todo esto sucedió porque hay al interior de la Fiscalía una estructura corrupta que se ampara en las investigaciones en curso para extorsionar a los procesados. Y cuando estos no aceptan contratar al bufete de abogados propuesto te la cobran.
Luis Gustavo Moreno siempre estuvo al lado de altos magistrados de la Corte Suprema de Justicia por lo que se puede inferir que las investigaciones contra aforados también tuvieron que estar ‘adobadas’ de esta perversa estrategia.
Hay congresistas investigados, algunos detenidos, que se conocen al dedillo las andanzas de Luis Gustavo Moreno.
Quiero terminar reiterando que no hay duda que en Córdoba hay graves casos de corrupción, pero no se pueden convertir en ‘mercancía’ para negociar penas o en ‘mercancía’ para extorsionar por parte de fiscales o jueces. Y hoy no me cabe duda que el epicentro de la corrupción está en Bogotá y en todos los poderes públicos.
Hoy veo como los cínicos medios de comunicación de Bogotá satanizan y desacreditan a los medios y periodistas que hacen notas periodísticas de personas cordobesas involucradas en escándalos de corrupción. Pero la ‘defensa mediática’ que le vienen haciendo a Luis Gustavo Moreno es considerado ‘alto periodismo’.

@tonsanjr
www.monteriaradio38grados.com