Denuncian descarados y graves sobrecostos en ayudas humanitarias en Coveñas y Sincelejo

Comparte en tus redes sociales.
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Corruptos en Colombia, tal parece, son más peligrosos que el mismo COVID-19. Revelan que, en algunas zonas, se quedan con plata para mercados e insumos médicos.

La Contraloría General prendió las alarmas por las presuntas irregularidades con los dineros que manejan las gobernaciones y las alcaldías del país.

Los primeros casos de sobrecostos se habrían presentado en compra de alimentos y kits de aseo en contrataciones realizadas en los municipios de Barrancabermeja y Girón, en Santander, y Coveñas y Sincelejo, en Sucre.

Otra de las alertas se prendió en la gobernación de Casanare.

Según la investigación de la Contraloría, habrían adquirido 24 camas hospitalarias y 10 camillas de recuperación por un costo de $372.500 millones. Es decir, cada cama costó $11 millones cuando el valor debió ser $8.467.469, con un incremento del 29,9%.

También se descubrieron sobrecostos en Tocancipá, Cundinamarca, en el suministro de paquetes alimentarios y elementos de aseo personal para la población vulnerable durante la cuarentena del coronavirus, donde cada uno habría sido facturado a $161.225, pero, según el DANE, el costo real debería ser de aproximadamente $81.104.

El contrato se hizo por un valor de $806 millones.

Según la Contraloría, 5.198 contratos relacionados con recursos destinados a la atención de la emergencia del COVID-19 están bajo su lupa.

El contralor Carlos Felipe Córdoba dijo, además, que han encontrado sobrecostos en productos como el atún, jabón antibacterial y hasta fríjol.

Hay “casos en los que hay gobernadores que quieren hacer contratos de publicidad y comunicaciones para el coronavirus por dos meses, cuando efectivamente tenemos hoy semejante pandemia”, dijo el funcionario. Esos contratos, agregó, son de 420 millones y terminan siendo por 1.000 millones.

“Cualquier bandido que quiera quedarse con la plata de los colombianos irá a la cárcel”, afirmó el contralor general.