Denuncian maniobra dilatoria en caso Lora

Caso Mario Lora.

Abogado de víctimas, Sergio Ramírez, pidió a la judicatura a través de un memorial que se le dé celeridad a la audiencia preparatoria del juicio.

El proceso judicial por el doble homicidio del que acusan al fiscal de Montería, Mario Lora Correa, pareciera que volvió a estancarse y esta vez por una presunta maniobra dilatoria.

El funcionario judicial, fiscal delegado ante el Gaula y quien ejerce actualmente en el Chocó, no ha revocado el poder a su abogado de confianza, Guillermo Álvarez Machacón, quien tampoco ha renunciado a la defensa, lo que imposibilita que la Defensoría del Pueblo asigne un defensor suplente al indiciado, tal como lo solicitó la juez penal del circuito de Lorica, Ana Verbel, quien lleva el caso.

La posibilidad de un defensor público está sujeta a un paz y salvo que exige la Defensoría del Pueblo y cuya decisión está en manos del imputado y su abogado.

Así lo explicó el representante de las víctimas, Sergio Ramírez, quien a través de un memorial pidió a la judicatura que se le inyecte celeridad a la audiencia preparatoria del juicio, que se estancó desde el pasado 3 de abril, cuando el abogado de Lora se excusó por segunda vez, debido a un procedimiento médico al que debió ser sometido en Barranquilla.

“No se ha aceptado a ningún miembro de la Defensoría del Pueblo en este proceso toda vez que el abogado Álvarez Machacón no ha renunciado y tampoco Mario Lora le ha revocado el poder. Entonces la Defensoría exige un paz y salvo que obviamente ellos no van a entregar”, explicó el abogado de las víctimas, Sergio Ramírez.

Entre tanto la juez penal del circuito de Lorica, Ana Verbel, sostuvo que después de tres requerimientos de su parte la Defensoría se pronunció en el sentido de que la semana anterior se hizo una consulta al nivel central para saber de qué forma se puede resolver el tema y continuar con la etapa preparatoria del juicio.

El fiscal Mario Lora Correa está sindicado de haber disparado el 18 de junio de 2016 contra los jóvenes Harold Suárez Rivas y Camilo Andrés Rodríguez, cuando supuestamente quiso defender a un hijo suyo, menor de edad, y con quien el funcionario departía en un establecimiento nocturno de la calle 41 de Montería.

El menor hijo de fiscal le dijo a su padre que presuntamente Suárez Rivas y Rodríguez lo quisieron atracar en el baño, pero el caso ya estaba en manos de la Policía de Vigilancia por Cuadrante cuando Lora fue a su vehículo por una pistola nueve milímetros y al parecer en estado de embriaguez disparó contra los dos jóvenes por la espalda. También resultó herido en una mano el agente que atendía el caso y que había descartado que los dos jóvenes fueran atracadores.

Lora quedó libre por decisión de un juez de control de garantías de Montería, pero sigue vinculado al proceso que ha sido demorado ante la declaratoria de impedimento por parte de varios jueces y fiscales de Montería y Cereté. Sin embargo, desde el año pasado quedó en poder del Juzgado Penal de Lorica donde se han presentado otros inconvenientes con la defensa del fiscal que es acusado del doble homicidio.