Desde hace años a los jugadores de fútbol se les ha alterado la edad

Artículo de opinión por: Fernando Pino.
En un país donde nuestros gobernantes y dirigentes políticos  nos han sumido en una gran crisis de valores éticos y humanos vemos cómo se degrada cada día nuestra sociedad Colombiana, lo peor no es eso, lo peor es que hoy en día la sociedad lo vea con normalidad todo, y el fútbol no es la excepción.
Hace 15 o más años el fútbol de la costa atlántica vivió el fenómeno de adulteración de documentos de niños y jóvenes que buscan en el fútbol una tabla de salvación a sus vidas sin que el estado logrará controlar el fenómeno, donde muchas selecciones fueron campeones con estos jugadores, algunos casos fueron descubiertos y sancionados,  esto conllevó  a que nuestros jugadores costeños cargarán con el sello de sospechas de sus documentos y edades viendo afectados e incluso en torneos tan importantes del país que iniciaron investigando y terminaron reduciendo los cupos a uno a tan importante torneo coartando los sueños de chicos que se inician en el fútbol.
Hoy por hoy la realidad ha cambiado desde el año 2000 con la implementación de NUIP, nacido vivo y los sistemas de información del estado se dio vía libre a buscar la transparencia no solo al fútbol si no al mundo delicuencial, siendo más difícil los procesos de adulteración.
Y entonces la costa atlántica se dio a la tarea y está en busca de erradicar la adulteración y suplantación de identidad para jugar fútbol y es como hoy en día vemos a nivel costa una competencia pareja, aún con algunos casos que se dan pero que con la ayuda de las mismas identidades del estado sería posibles descubrirlos y sancionarlos en  materia deportiva, penal y civil. Sin embargo, estamos en la mejora de eso.
Vemos que en casos de los jugadores sabaneros los niños son registrados en las clínicas, hospitales, notaría y registraduría antes del año de nacido, debido a que el NUIP es el documento indispensable para acceder a los beneficios como:
1.  El sistema de salud colombiano volvió obligatorio el registro civil para la atención médica, debido a que después del mes ya no lo atiende más con el nacido vivo.
2. Acceder a beneficio del Sisben, especialmente la población de estratos 0,1 y 2, siendo obligatorio de registrar los niños a temprana  edad para acceder a la ficha Sisben que da un puntaje.
3. Familia en acción donde los niños reciben beneficios económicos por estudiar tan solo acceder con el registros civil o tarjeta identidad.
4. El sistema educativo  exige el registro civil  para el primer curso de prescolar  quedando registrado en una base de datos llamado SIMAT, donde queda todos los años cursados por el alumno.
5. Subsidio de las cajas de compensación para los hijos de los padres que laboran accediendo con el registro civil y certificado de estudio.
De acuerdo a lo anterior, el fútbol  se ha ido limpiando en nuestra costa atlántica, aún falta, pero ya se ha avanzado bastante, lo que es preocupante es que este fenómeno se ha pasado a otras zonas del país e incluso al interior del país donde vemos jugadores de fútbol registrado a los 8, 9 años  jugando importantes torneos a nivel nacional, jugadores costeños han emigrado a otras zonas del país debido a que en su ciudad natal hay evidencias de sus edades originales o en el peor de los casos  llegan hasta la suplantación de identidad.
Entonces me nacen las siguientes preguntas:
1. Como un niño del interior del país después de todo lo antes planteado sea registrado a los 5 años en adelante.
2. Alumnos que no se encuentran estudiando o no aparezcan en la base Nacional del ministerio de educacio.
3. Como son atendidos o fueron atendidos en clínicas, hospitales e incluso en programas de guardería o ICBF.
4. Como acceden sus padres a los beneficios que el estado les da pq es necesario su respectivo registro de nacimiento
Es preocupante que en las principales ciudades del país hay niños después del año 2000 registrados con más de 5 años y que exista la posibilidad que hayan más de un caso en los equipos con estas falencias.
Es hora que juguemos limpio y que sea una lucha deportiva, sana y verdadera, volver a las regiones con transparencia no podemos estar inmerso en una sociedad que el todo vale. Es hora de que las diferentes entidades del estado empiecen a luchar contra este fenómeno  y castigar a padres, entrenadores y directivos responsables de estos hechos que no solamente empaña el fútbol sino nuestra sociedad.