Digan lo que digan, pero ahora amo más a Sahagún y a Córdoba

Opinión por: Toño Sánchez Jr.

La corrupción campea en Córdoba, pero eso no nos hace una sociedad criminal ni paria, así se hayan empeñado los medios cachacos de mostrarnos así. No existen las sociedades criminales. Las sociedades no delinquen, así traten de mostrarlo los medios del ‘interior’.


Todas las personas involucradas en casos de corrupción en Córdoba tienen la oportunidad de defenderse en esos procesos, pero si la Fiscalía demuestra, más allá de toda duda razonable, su responsabilidad, tendrán que pagar por los delitos imputados. De ser así, doloroso para sus familiares, amigos y allegados. Pero estas conductas individuales no nos hacen criminales a todos los cordobeses.


No sé quién es más despreciable en estos momentos, si las personas imputadas por los delitos del robo a la salud, o los catones morales cachacos que se han dado a la tarea de convertir en parias a la gente de Sahagún y de Córdoba.


Acá en estas tierras hay ladrones, pero son ladronzuelos, al lado de las gigantes ratas que hay en Bogotá y que los medios de comunicación del interior tratan con arrodillada indulgencia.


Si no, vean el último ‘Confidencial’ de Semana en donde descalifican a Guillermo Palomari por un libro que quiere escribir sobre lo que se conoció como ‘El Proceso 8.000’. Esa historia, donde está demostrado que Ernesto Samper y todos los medios cachacos recibieron dineros del narcotráfico para esa campaña, está todavía por contarse en su plenitud. Pero ya Semana comenzó a ‘insinuar’ que nada nuevo traerá esa historia, con la perversa intención de que nadie se dé a la tarea de leerla.


Respeto y amo a Sahagún. Por ese bello pueblo siento respeto y admiración, así los cachacos, y hasta algunos cordobeses, sientan lo contrario. Que de allí hayan salido políticos cuestionados o condenados no lo hace un pueblo paria. En este país, le guste o no a los resentidos y envidiosos, las responsabilidades son individuales.


Todos los fenómenos desestabilizadores de Córdoba, hasta la corrupción, han sido impuestos desde el ‘interior’. No me cabe duda que ser honesto en este país se ha convertido en un acto heroico.


Todos los colombianos podríamos estar untados del delito de lavado de activos. Porque ese billete lo lava es el sistema financiero y bancario de este país. Y quien no tiene una cuenta de ahorros.


El maldito dinero del narcotráfico no se lava en Puerto Libertador – Bijao, Córdoba, ni en Repelón, Atlántico; se lava y relava en Bogotá y las grandes capitales de este país. Pero este tema no lo ‘investigan’ los Sánchez Cristo ni los Airizmendi. De este último, no hay reproche alguno por aparecer en los ‘Papeles de Panamá’. Pero donde apareciera un cordobés ya lo hubieran lapidado.


Los grandes robos de este país vienen dirigidos desde Bogotá, pero hoy hay que buscar culpables, y el mejor sitio es Córdoba. Yo me pregunto, desde donde se giraron los recursos de la Hemofilia? De Bogotá. Y por qué allá no hay responsables?


Desde dónde se giraron los recursos del ‘Carrusel de la Educación’? Dónde queda la Fiduprevisora?


Que quede claro. Esto no se trata de que exista impunidad ni que los responsables no paguen por sus delitos. Esto se trata de no estigmatizar ni a Córdoba ni a ningún municipio de este bello Departamento. La Fiscalía tiene hoy el gran compromiso de demostrar la responsabilidad de los imputados y de pedir la máxima condena. Para que de una vez por todas quede claro que ser corrupto no paga en este país.


Yo no quiero imaginarme que lo que está pasando hace parte de un libreto dirigido por Germán Vargas Lleras para acabar con la clase política de Córdoba y quedar él solo en la plaza.


Yo deseo solamente que toda esta crisis por la que estamos pasando sea una lección para volver a empezar, y para enseñarle a nuestra juventud que delinquir no paga. Que contrato no es sinónimo de robo ni de impunidad. Y que nuestros servidores públicos entiendan, de una vez por todas, que trabajar con el Estado es algo honroso. Que ser servidor público no es una licencia para robar.


Al pueblo de Sahagún mis respetos y cariño. Ustedes son gente buena y honesta. Ustedes no son una manada de hampones como se han empeñado los cachacos de mostrarlos. Yo los invito a que dejen de escuchar esos noticieros, televisivos y radiales. Yo llevo más de cuatro años que no veo ni oigo noticieros colombianos, pero sigo estando bien informado por otros medios.


Yo he aprendido a rodearme solo de la gente que me quiere. Si es una, entonces solo de esa. Pueblo sahagunense, rodéense solo de la gente que los quiere. Jamás esperen que los medios de comunicación cachacos vayan hablar o mostrar algo bueno de ustedes. Nunca, pero nunca, lo harán.


En Montería hay gente despreciable, que hacen que hablen mal de nosotros, pero esos pocos no nos hacen despreciables a todos. Aquí hay gente buena y maravillosa, lo mismo que en Sahagún y el resto de Córdoba.


El problema nuestro es el silencio de la gente buena. No es ningún otro.


Tenemos que quitarnos de la cabeza que la gente a seguir es el bandido y el corrupto. Miren, yo en un momento creí que la salvación a la violencia guerrillera eran las Autodefensas, pero cuando pasó el tiempo descubrí con dolor, que la medicina fue peor que la enfermedad. Y me arrepiento de eso.


Hoy no podemos permitir que se le haga culto a los corruptos. Quién ha dicho que para ser gente y persona necesitas ser rico a como dé lugar?


Quien ha dicho que una camioneta Toyota es la que te hace gente e importante? No tengo nada contra esta marca de carro, es más, siento un inmenso respeto y afecto por la familia que por años ha distribuido ese carro en Córdoba y Sucre.


Que estos tristes momentos que estamos pasando no sean para celebrar, sino para reflexionar y enseñarle a nuestros hijos que esto es con trabajo honesto y estudiando. Que un yate, que una camioneta, que una correa Ferragamo, que una camiseta Burberry no es lo que te hace gente e importante, es el conocimiento y el respeto por los demás lo que te hace grande.


Hoy más que nunca, amo a Sahagún su gente y a Córdoba y a los cordobeses. Dios Bendiga a Sahagún y a Córdoba.


@Tonsanjr // www.monteriaradio38grados.com