Directivas del Hospital descartan que muerte de recien nacido fuera provoca por una herida

Imagen referencial

Montería. El director científico el Hospital San Jerónimo de Montería, William Montes,  se pronunció con relación a la muerte de un recién nacido en el centro asistencial,  el funcionario dijo que lo que ocurrió con el menor es un evento adverso, “de los mil que se podrían estar presentando en el mundo diariamente”.

Dijo que la embarazada llegó al centro asistencial con una toxemia del embarazo o preeclampsia severa, que ponía en peligro a madre e hijo.

“A ella se le hizo su ecografía obstétrica, en la que se detectaba un feto de 17 semanas de gestación con retraso en su crecimiento, con un peso aproximado de 800 gramos que es muy bajo para esa edad gestacional”, precisó el médico Montes.

Dijo que con el riesgo inminente de una posible hemorragia y del peligro se decidió una cesárea de emergencia, además por el alto riesgo del pequeño “por ser prematuro”.

“Tenemos que aclarar que el niño no ha sido atacado por ningún bisturí, con esa herramienta no se llega hasta el interior del útero. El ginecólogo coloca una pinza para entrar a la cavidad y probablemente la cabeza pudo estar muy pegada y pudo haber una esfacelación del cuero cabelludo, una pequeña herida, que jamás pone en peligro la vida del niño”, señaló.

“El pequeño tiene alto riesgo por su prematurez extrema, demasiado frágil. El cirujano abre el útero con sus dedos, no con bisturí, el feto sale apretado y probablemente el cuero cabelludo frágil se recoge pero no pone en peligro la vida del niño”, añadió el director científico del hospital San Jerónimo.

Dijo que el pequeño no lloró y por eso hubo que oxigenarlo, tal como se hizo en la sala de parto según lo explicó el especialista, hasta llevarlo a una unidad de cuidados intensivos “a pesar que su pronóstico era de muy pocas posibilidades de vida, pero luchamos hasta el último momento para salvarlo”. indicó el directivo del hospital.