Dormirse tarde no lo hace más inteligente… lo está matando

Lo recomendable es tener de 7 a 8 horas de un sueño reparador. Pero si eso no ocurre con usted, busque ayuda o haga algún ejercicio, antes que sea tarde.

Existen dos tipos de personas, las que ponen la cabeza en la almohada a las 9 de la noche, duermen, y a las 5 de la mañana del día siguiente están de pie, hacen ejercicio y van al trabajo. Y está el resto del mundo, que antes de acostarse, navegan en internet, chatean, piden una pizza, se ponen a terminar su último videojuego favorito y cuando miran el reloj, son las 3 de la madrugada y saben que deben dormir para estar en el trabajo a las 8 a.m.

Este último grupo se les llama ‘late sleepers’ y tienen este trastorno porque se sienten más creativos y productivos de noche. Se comparan con los búhos que desarrollan sus habilidades cuando son más de las 10 de la noche y por eso duran activos por más tiempo que las personas ‘normales’. A esa hora, se dejan llevar por sus pensamientos, o es cuando ocurre la ‘inspiración’ para resolver el problema que no pudieron en la oficina. Simplemente divagan hasta encontrar la respuesta a ese comentario ingenioso de trabajo y con una palmada en la frente dicen ‘-demonios, cómo fue que no se me ocurrió esta respuesta a las 3 de la tarde-’.

Y es que dormir poco está asociando con algunas de las mentes más geniales en la historia de la humanidad. Por eso, si usted es ‘late slepeer’, tal vez se sienta como todo un ser superior más inteligente. Se dice que Benjamin Franklin era un noctámbulo que se acostaba a las 11 de la noche y despertaba a las 4 de la mañana. Salvador Dalí, el artista español, prefería poner una cuchara sobre la yema de los dedos y hacer pequeñas siestas hasta que la cuchara caía sobre un plato y este ruido lo despertaba. Según él, estos microsueños eran suficientes para revitalizar su alma física y psíquica.

Pero así se sienta usted un Leonardo Da Vinci (que prefería dormir intervalos de 20 minutos cada 4 horas, para estar más tiempo despierto), recuerde que estas figuras de la humanidad no tenían internet, ni estaban dentro de sus celulares. Su ventaja era que pasaban el tiempo leyendo, inventando, escribiendo o investigando.

Por eso, así crea que usted es parecido a ellos, le tenemos noticias. Acostarse a las 11 de la noche o a las 2 de la madrugada para levantarse a las 7 de la mañana e irse al trabajo no lo está haciendo más inteligente, al contrario, le está acortando la vida.

¿Por qué es riesgoso ser ‘late sleeper’?

Para el portal Xataca, en un artículo retomado por WeForum.org, lo que para algunos es sencillo, despertar a las 8 de la mañana tras dormir como ‘un bebé’, para otro grupo de mortales es una pesadilla. Entre los motivos para que eso pase está un componente genético, un ritmo circadiano que determina a qué horas se activa o desactiva nuestro cuerpo. Si usted es de los que se acuesta muy tarde, ya en la madrugada, y se levanta tarde, entonces es un ‘late sleeper’. Y eso lo está matando poco a poco.

De acuerdo a Quora.com, entre los efectos que tiene la falta de sueño se encuentran:

#1. Incremento de la irritabilidad: las pocas horas de sueño convierten a las personas en malgeniadas e irritables la mayor parte del día.

#2. Causa desórdenes alimentarios: la hiperacidez, constipación e indigestiones son más comunes en las personas que duermen inadecuadamente.

#3. Ganan peso: quienes tratan de estar despiertos durante la noche, dañan su ritmo circadiano y ponen mucho estrés en el cuerpo, con lo cual la hormona cortisol y dispara los niveles de serotonina. El incremento en los niveles de cortisol están relacionados directamente con el aumento en la grasa abdominal.

Además, otros análisis señalan que el poco reposo está asociado a la pérdida de visión, alopecia, disminución del deseo sexual y debilitamiento de la piel. A lo anterior hay que sumarle el estudio citado por Xataca y que fue realizado tras un trabajo enorme por investigadores de la Universidad de Surrey y de la Universidad Northwestern, publicado en el Chronobiology International. Los autores analizaron los patrones de sueño de más de 433.000 personas a lo largo de 6 años y medio. Los científicos hallaron un amplio y fértil campo de sueño que les permite determinar qué efectos tiene en nuestra vida dormir, a según determinadas horas.

La conclusión suena obvia: dormir mal, mata. A la luz de los resultados, los late sleepers tiene más riesgo de muerte que las ‘alondras’, como se les conoce a las personas que son capaces de echarse a dormir pronto, madrugar y ajustar su rutina de sueño a los horarios habituales del día a día. Los expertos calcularon que un cronotipo tardío aumenta el riesgo de muerte en un 10%, controlando la edad y sexo (Aproximadamente, 10.000 personas murieron durante la realización del estudio).

Otro de los hallazgos, la sincronización es peor. La actividad, según el estándar social, se realiza en las horas diurnas, como pasa en los colegios, universidades y los trabajos, que en su mayoría exigen madrugar. Para los ‘trasnochadores’, eso se vuelve complicado: su cuerpo les reclama unas jornadas de sueño determinadas (de 2 a.m. a las 11 a.m., por ejemplo) y sus obligaciones, otras. Así resulta que las personas que suelen trasnochar generan más estrés y desarrollan otros problemas de salud diarios.

Recomendaciones para dormir mejor

El 16 de marzo de 2018 se celebró el día mundial del sueño y a propósito, la Asociación Mundial de la Medicina del Sueño (WASM, por sus iniciales en inglés) da unos tips para dormir mejor.

#1. No sacrifique sueño: así trate de dejar el trabajo listo, siempre surgirá más trabajo. Por eso, no pierda horas de sueño porque el cerebro necesita descansar lo suficiente para recuperar todo el cuerpo. No dormir debilita y se corre el riesgo de cometer errores.

#2. Cree un ambiente propicio para dormir: distracciones como el celular, la luz, la temperatura y la cama influyen en tener un descanso reconfortante.

#3. Adopte una postura adecuada: las más recomendadas son la fetal o boca arriba porque permiten un descanso más completo.

#4. Tome una bebida caliente: al menos 30 minutos antes, procure tomar un pocillo de té o leche para relajarse y tener un sueño reparador.

#5. Use la cama preferiblemente para dormir: esto fortalece la asociación mental entre ésta y su sueño. Evite comer, trabajar en el computador o ver tele o películas mientras está acostado en la cama.