¡Duque, o hace algo, o se retira del cargo!

La significativa marcha del 21 dejó sinnúmero de mensajes, sinnúmero de quejas, sinnúmero de inconformidades, a un gobierno que se ha hecho pasar por el de la “vista gorda”, un gobierno que desatiende las problemáticas que hoy sumergen al pueblo colombiano, un gobierno sin rumbo y con el riesgo inminente de su eventual colapso. ¡Pero se acabó!

La ciudadanía ha hablado, y cuando esta lo hace sólo queda acatar y respetar su voz. Las expectativas estimadas para esta eventual marcha, ¡se lograron!, se manifestó masivamente y pacíficamente toda esta población inconforme, se lograron transmitir cabalmente los mensajes y motivos de la movilización, con unos percances predecibles de los actos vandálicos que ocurrieron durante la manifestación, pero esto no significa nada, porque primeramente, no nos representan como movilizadores pacíficos en busca de un bien social. Segundo, porque con las investigaciones que previamente hicieron lograron identificar la identidad de los inescrupulosos criminales que se incluyeron en la marcha con motivos de aprovechamiento para poder delinquir, y esta marcha no fue con motivos de criminalizar e incendiar al país, al contrario, fue con motivos de estabilizar y condicionar la vida de todos los ciudadanos. Como tercero, lograron hallar la presencia de uniformados encubiertos que también se incorporaron en esta para deslegitimar la pacifica marcha y para continuar estigmatizándola.

Creo que el presidente Iván duque tiene un inconmensurable reto y compromiso con la ciudadanía que hoy está en su contra, más de 5millones de personas salieron a las calles, esto deja ver la ineficacia labor que está realizando como primer mandatario de Colombia. Él tiene que ver qué va a hacer con estas personas, con esas personas que masivamente salieron en contra de su modelo de gobierno, y esto a causa de la poca priorización que el gobierno les ha brindado.

Iván Duque tiene obligatoriamente que desatenderse de los partidos políticos si pretende continuar como presidente, y empezar de una vez por todas a usar su raciocinio, a mirar la negligencia por la que la nación está atravesando y a pensar de forma empática todo ese colapso que vive la comunidad que el mismo está auspiciando.

El jefe de estado se tiene que sentar a dialogar primeramente con los sindicalistas convocantes de la marcha, conciliar con estos para que no se precaricen más sus sustentos y recursos. Mirar cuales son las falencias en las que falla notoriamente los gabinetes del gobierno y darle una pronta solución ante sus flagelos. Como segundo, terminar de cumplir los acuerdos que se estipularon para la destinación de recursos al sector de ciencias de universidades públicas, COLCIENCIAS. Y Como tercero, dignificar las condiciones que hoy padecen los ciudadanos, si sabemos que el país marcha equívocamente en el sector económico, que mire como primer mandatario sus causas y origen que está desatando esté descenso.

Sabemos que hay muchos temas por abordar y solucionar, pero creo que si el presidente sigue desconociendo los actos que hacen canalizar mal al país, con expresión unánime y afortunada, duque tiene las horas contadas como jefe de estado.

Comparte en tus redes sociales.
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email