El hombre más buscado en estos momentos, ‘Guacho’ recluta a jóvenes por millón y medio de pesos

Walter Patricio Arizala el Guacho líder del Frente Oliver Sinisterra. Foto: El Clarin.

Walter Patricio Arizala Vernaza, “el Guacho”, es hoy el delincuente más buscado por las fuerzas de Ecuador y Colombia, luego de la confirmación oficial de que la fracción a su mando, “Frente Oliver Sinisterra”, fue el que asesinó a los tres periodistas ecuatorianos.

Aquí la entrevista:

Desde Tumaco, BLU Radio conoció en exclusiva el testimonio de uno de los hombres del frente Oliver Sinisterra que trabaja para ‘Guacho’.

Tiene 21 años, vive en uno de los barrios más pobres de Tumaco, donde todos lo respetan y obedecen porque una llamada al jefe, como le dice a ‘Guacho’, genera cualquier enfrentamiento armado.

“Llegué acá hace como tres años. A los jefes de territorio los han ido matando. Ahora el que manda soy yo”, dice orgulloso cuando se presenta.

A su mando tiene 18 muchachos, jóvenes de entre 14 y 25 años, porque a alias Guacho “no le gusta trabajar con viejos”.

¿Cuánto pagan por estar en las disidencias?

“Eso están ofreciendo entre millón y millón y medio de pesos mensuales, por delinquir: campanear a la Policía, llevar información, extorsiones en las tiendas y a los negociantes independientes. Eso sí, les pagan el primer mes o dos y de ahí, sobrevivan cómo puedan. Ya quedan viviendo de los otros delitos, de las extorsiones”.

¿Qué los motiva a estar en las disidencias?

“Que yo no voy a dejar aguantar hambre a mi familia. Eso es muy relativo. Otros porque quieren comprarse unas zapatillas, un pantalón, unas camisas y desde ahí los papás dejan de tener autoridad en esos pelados”.

¿Y si no les pagan por qué se quedan en la organización?

“Por la necesidad económica. Además, tienen que cumplir, porque si no cumplo me muero. Una vez uno entra, no puede volver a salir”.

¿Qué perfil necesitan los jóvenes para entrar a la organización?

“Perfil, mmm. No, ‘manes’ con necesidades y falta de plata. Eso sí, yo he descubierto que todos fuman. El que no mete marihuana, mete perico; el que no mete perico, mete bazuco; el que no mete bazuco, mete solución y bueno… popper y es tanto así que hasta con gasolina se traban”.

¿Quién manda en Tumaco?

“Ese es el problema. La rivalidad es entre el jefe (Guacho) y ‘David’. Ellos nos dicen a nosotros que somos los sapos, una cosa y otra. Ese es el miedo de nosotros. La vida de nosotros está corriendo peligro. El temor siempre es que nos coja la gente de ‘David’ y nos desaparezca”.

¿Cuándo fue la última vez que vio a ‘Guacho’?

“No, yo de eso no hablo”.

¿La última vez que hablaron por teléfono?

(Silencio rotundo). Toma agua, mira fijamente por la ventana y cómo si entendiera lo temeroso de las órdenes de su jefe, se para, abre la puerta y da la orden que nos acompañen a la calle principal.