El mediático circo de Merlano

Todo el país se estremeció al escuchar las confesiones vociferantes que hizo la “EX – CONGRESISTA” en el país vecino Venezuela, recordemos que la colombiana fue capturada por la FAES el pasado 27 de enero en Venezuela.

 la ex parlamentaria que es acusada por la justicia colombiana por los delitos: Concierto para delinquir y corrupción al sufragante. Luego de que se le comprobaran estos delitos por los que se le acusaba, el alto tribunal le impuso una pena de privatización a la libertad por 15 años, un dictamen que trajo tristeza y melancolía para toda su familia.

El pasado 6 de febrero la ex senadora, expresó en público ante la audiencia judicial en Venezuela, de todos los casos de corrupción que están latentes en Colombia.  No obstante, este tipo de declaraciones desestabilizaron la jerarquía política colombiana. Señaló la participación de varios dirigentes políticos en casos de corrupción como: el exalcalde de la capital del atlántico, Alejandro Char, el expresidente de la república, Álvaro Uribe Vélez, el presidente de la republica Iván Duque y el ex fiscal general de la nación Néstor Humberto Martínez, en donde detalló que el actual presidente de la republica estuvo a punto de atentar contra su vida, manifestando que el presidente siempre supo dónde estaba ella después de su supuesta fuga que al final terminó aclarando que no se había fugado sino que la habían secuestrado. 

Para muchos analistas políticos y opinantes colombianos, piensan que esto es algo que se debe tratar con austera urgencia, desde luego, se debe tratar extremadamente urgente, pero por qué la justicia colombiana tiene que esperar estas patéticas confesiones para colocarse al mando de las situaciones que siempre se han conocido en Colombia, corrupción, mermelada, compra de votos, financiaciones ilegales, etc… El sistema judicial no ha tenido la gallardía y celeridad carente para poder desenmascarar y esclarecer la verdad de estos hechos. Es coherente que se deben tomar correctivos urgentes para “empezar o continuar las investigaciones” contra los personajes involucrados en los mencionados actos de corrupción. Es irrisorio lo que acontece en Colombia, una corrupta sintiéndose victima porque la misma corrupción ha tratado de sumergirla, ¡qué paradoja! Ahora que ha cumplido su objetivo; de ser tendencia en Colombia para que la justicia tenga un poco de benevolencia sobre su caso, no es más que un sinónimo cínico de que Colombia no anda bien en sus corduras.

Para nadie es un secreto de que el gobierno venezolano tiene a Merlano como un escudo problemático para ocultar los lunares que padece este país, aparte de eso, está siendo instrumentalizada por el gobierno de maduro, un gobierno al que Colombia no la ha cedido el brazo de la diplomacia, es por eso que están construyendo una novela con este caso para que así el gobierno de Iván Duque concilie los lapsos diplomáticos que tanto ha exigido el dictador.

Comparte en tus redes sociales.
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email