El poderoso círculo político de Sahagún, en la mira de la Fiscalía

Hace varias décadas, el porro ‘Mi Sahagún’ puso de moda a ese caluroso y próspero municipio cordobés de 90.000 habitantes. Pero, en los últimos meses lo que lo ha puesto a sonar es el nexo de varios miembros de su clase política con escandalosos casos de corrupción que sacuden al país: los sobornos de Odebrecht, el cobro por falsos pacientes de hemofilia y de síndrome de Down y el robo de las regalías, a través de proyectos de ciencia y tecnología.

El caso más fresco es el del exsenador liberal Otto Nicolás Bula Bula, capturado hace dos semanas como receptor de un soborno de 4,6 millones de dólares de la firma brasileña para que gestionara a la medida un otrosí que les asegurara el proyecto de la Transversal Ocaña-Gamarra.

En Sahagún, Bula o ‘don Ottico’, como le dicen, es más un poderoso terrateniente y ganadero que un estratega político, como aparece en el expediente en el que se condena por ‘parapolítica’ a su aliado y vecino de finca, el senador antioqueño Mario Uribe, quien le cedió su curul en el 2000.

Aparte de dos discretas leyes en las que intervino, Bula logró notoriedad por aparecer en la lista de beneficiarios de los llamados ‘auxilios’ o ‘cupos indicativos’ del Fondo de Cofinanciación para la Inversión Rural (DRI). En esa época, el Ministerio de Hacienda repartió 100.000 millones de pesos para construir letrinas, escuelas y otras obras que quedaron inconclusas o mal hechas y cuyos proyectos, en su mayoría, eran plagiados.

Con la credencial de congresista, Bula también empezó a comprar miles de hectáreas de las mejores tierras del país. Tan solo en Sahagún, 19 propiedades pasaron por sus manos, pero también compró fincas baratas en los Montes de María, región golpeada por la violencia, para luego revenderlas a reputadas empresas.

A la par, se ganaba indulgencias donando terrenos para hacer capillas y comedores para personas de la tercera edad. Además, continuaba acercándose al poder. La Fiscalía verifica si echó mano de sus amigos en el Congreso para mover la obra por la que recibió el soborno. Un testigo de la Fiscalía mencionó en ese esquema de debates al senador Bernardo Elías, uno de los políticos más influyentes de Sahagún que obtuvo 140.143 votos en las elecciones del 2014, convirtiéndose en una importante fuerza electoral del país a nombre del partido de ‘La U’.

Elías también es cercano a Sandra Guzmán, asesora del Acueducto de Bogotá cuando Odebrecht ejecutó el contrato del interceptor Tunjuelo-Canoas, tasado en 243.000 millones de pesos, también bajo la lupa. La abogada cordobesa apareció en la contabilidad de Emilio Tapia, uno de los cerebros del robo a Bogotá, también de Sahagún y a quien la Fiscalía ya indagó por el caso Odebrecht.

Sahagún, región rica en gas también ha visto cómo miembros de su nueva dirigencia terminaron involucrados en otros dos casos de corrupción.Hemofilia y Down

El miércoles, la Fiscalía capturó a seis personas ligadas al llamado ‘cartel de la hemofilia’, que, tal como lo reveló EL TIEMPO desde julio del 2016, desangró las arcas de Córdoba a través de falsos pacientes con esta enfermedad. La Contraloría General calcula que por esa vía se robaron más de 50.000 millones de pesos.

A la investigación está vinculada la IPS San José de la Sabana en Sahagún, de propiedad de Rubén Darío Guerra Gil. También están siendo investigados varios secretarios de salud de la administración del gobernador sahagunés Alejandro Lyons Muskus.

Al igual que Otto Bula, Lyons era casi un desconocido en la política. Pero cuando se lanzó a la gobernación, en 2011, obtuvo 339.499 votos. Antes ejercía su profesión de abogado en una oficina que defendió, entre otros, a Emilio Tapia, su paisano, y al ‘parapolítico’ Erick Morris, hoy suegro del senador Elías.

El hallazgo más reciente que han hecho los investigadores es que, paralelo a este caso funcionaba otro cartel: el de falsos pacientes con síndrome de Down.

Según La W Radio, por ese caso está en la mira de las autoridades Ana Karina Elías, prima del senador Elías y esposa del exsecretario de Salud Alfredo Aruachan, quien ya fue capturado en Sahagún a principios de este mes.

Muy cerca a ese municipio y a una de las propiedades de los Lyons también apareció en 2014 el cadáver de Jairo Zapa Pérez, entonces jefe de regalías de Córdoba, quien manejaba millonarios contratos en todo el departamento. Por la evidencia encontrada en la agenda de Zapa, revelada por EL TIEMPO en agosto del 2014, está investigado el exgobernador Lyons.

El botín de las regalías.

Dentro de ese mismo rastreo a regalías, el 12 de enero pasado fue capturado Manuel Benjumea, exdirector de regalías y actual secretario de Planeación del gobernador sahagunense Edwin Besaile, hermano del senador Musa Besaile.

Córdoba es uno de los departamentos prioritarios para Planeación Nacional, que investiga el robo a las regalías. De hecho, ha visitado 30 de los 35 proyectos, los cuales suman 500.000 millones de pesos. De estos, la mitad tienen deficiencias en interventoría, problemas de sostenibilidad y un tercio retrasos en ejecución.

Hay además ocho proyectos en estado crítico, a los cuales les suspendieron los giros. Uno de los boquetes son las iniciativas de ciencia y tecnología por ser, según un investigador, “intangibles, de capacitación, muy difíciles de evaluar”.

Uno de los más escandalosos casos, y que fue impulsado por el asesinado Jairo Zapa, es el de la compra por 17.000 millones de pesos de carneros para “mitigar los efectos del TLC”. Según información del DNP, que envió alertas a los órganos de control desde 2015, los animales solo se han entregado a 70 de los 500 beneficiarios, es decir, 1.750 de los 12.500 carneros.

De manera insistente, EL TIEMPO ha llamado al senador Elías para preguntarle por Bula. Pero no ha respondido. Y hace algunos meses, cuando supo que el esposo de su prima estaba involucrado en el cartel de la hemofilia, dijo que si era culpable, debía ser castigado. Alejandro Lyons, por su parte, ha insistido en que todas las autorizaciones en los tratamientos de hemofilia se acogieron a la norma. En cuanto a Otto Bula, desde La Picota estaría buscando un acuerdo de colaboración con la Fiscalía.

El linaje electoral del pueblo.

Sahagún concentra un músculo político que muchos ‘caciques’ envidiarían. De allí han salido más de 16 congresistas: Germán Bula Hoyos, Salomón Náder, Jorge Ramón ‘Joche’ Elías Náder, Maso Bula, Pablo Bula, Alberto Náder, Francisco Mercado, Ramón Otero, Rodrigo Bula, Reginaldo Montes, Hortensio de la Osa, Miguel Alfaro y Otto Bula. El linaje político siguió con los senadores Bernardo Elías, sobrino de ‘Joche’ Elías y Musa Besaile, el más votado de las elecciones de 2014 y cuyos hermanos Edwin y John Moisés son gobernador y secretario del Interior, respectivamente. En la Cámara, Sahagún tiene presencia con Eduardo José Tous, y 3 de las 7 secretarías en las comisiones del Senado son ocupadas por hijos de Sahagún: Mario Uribe ayudó a que la Comisión Quinta nombrara a la abogada Delcy Hoyos, cuñada de Otto Bula. También están Rafael Oyola, secretario de la Comisión Tercera, y Jesús María España, de la Séptima. También nació en Sahagún Emilio Otero, secretario del Congreso, entre 2002 y 2012, hoy contralor de Córdoba.

UNIDAD INVESTIGATIVA DIARIO EL TIEMPO
u.investigativa@eltiempo.com