El primer nivel de salud en Córdoba está en jaque por culpa de traslados de recursos de la Gobernación al Hospital

Edwin Besaile, Isaura Hernández. Hospital San Jerónimo.

Hay preocupación entre los gerentes de la red hospitalaria de Córdoba, que hacen parte del primer nivel, los del segundo y tercero también.

Lo que tiene a los gerentes con los nervios de punta es el pronunciamiento del Gobernador de Córdoba Edwin Besaile Fayad, a través de un decreto en el que dice que le va a dar prioridad económica a las IPS de segundo y tercer nivel, descuidando casi que del todo a las EPS del primer nivel, que es allí donde se centra la verdadera política pública de salud, porque son ellas las que se encargan del trabajo de prevención y si no hay prevención, no hay dinero que alcance para que las IPS de segundo y tercer nivel, presten los servicios de salud.

En un acto administrativo expedido el 26 de abril del presente año, la Gobernación de Córdoba, decidió acogerse al decreto 1713 del 2012, el cual no es de obligatoriedad. El mismo le da la facultad a los gobernadores de decidir, si de los recursos llamados esfuerzos propios, los gira directamente a las IPS o se los consigna a los municipios para que sean estos los que le paguen a las EPS y estas a su vez, a las IPS. El gobernador de Córdoba, decidió en dicho acto administrativo que en los próximos días girará dichos recursos, que están alrededor de los 23 mil millones de pesos, a las IPS de 2 y 3 nivel, que son: el Hospital San Jerónimo de Montería, el hospital de Lorica, Cereté y Sahagún.

Esa cantidad de dinero será repartida entre esas 4 IPS. Cualquier usuario desprevenido dirá que la Gobernación de Córdoba, le inyectó recursos a las IPS y que esto pondría fin o por lo menos aliviaría la crisis en los servicios de salud, Pero en realidad, no es ni lo uno, ni lo otro.

La cura resulta peor que la enfermedad. Consultados los gerentes de las IPS, manifestaron que desde el mes de enero la gobernación no les gira dinero producto de los esfuerzos propios y que las EPS cuando pagan, no pagan la totalidad de lo facturado, pagan lo que les da la gana, ejemplo, si al mes le facturan por prestación de los servicios médicos 100 millones de pesos, solo pagan 40 millones y lo peor es que los organismos de vigilancia y control que son las secretarias de salud municipal y departamental, no dicen nada, es decir, no están haciendo su trabajo, como lo ordena la ley.

En cuanto a los recursos que va a girar la gobernación, no son recursos de su presupuesto, son dineros que le pertenecen al primer nivel, es decir, nos cubrimos la cabeza, pero nos destapamos los pies. Ahora como no va a ver prevención, se le incrementan los costos en insumos y servicios a las IPS y ese dinero no va a hacer suficiente para cubrir las obligaciones.