“Eln hará pedagogía sobre el cese en todos sus frentes”: Restrepo

Quizá una de las mayores inquietudes del Gobierno, y de varios sectores del país, frente al cese al fuego pactado este lunes con la guerrilla del Eln es que se logre garantizar que todos los frentes y estructuras armadas de la guerrilla acaten el denominado Acuerdo de Quito y cumplan con los compromisos de renunciar al secuestro, el reclutamiento y los ataques contra la infraestructura.

Una preocupación a la que se refirió este martes el jefe del equipo negociador del Gobierno, Juan Camilo Restrepo, quien señaló que desde la mesa de diálogos se están buscando mecanismos para tener la certeza de que haya unidad al interior de las filas guerrilleras puies, a diferencia de las Farc, el Eln no tiene claramente diseñada una unidad monolítica de mando. “El Eln es más bien una federación de frentes, los que están en Quito dicen tener las capacidades negociadoras de todo el Eln para comprometerlo y por eso han firmado este acuerdo. Eso no quiere decir que no haya que tomar precauciones para que haya la mayor representatividad de los frentes en Quito. El caso de Chocó es quizá el más importante. Hemos hecho solicitudes para que se acredite en la mesa de Quito un representante del frente de Chocó”, detalló Restrepo.

En ese sentido el jefe negociador manifestó que con el Eln se convino que durante 15 días -que irían entre el 4 de septiembre y el momento en que se empiece a aplicar el cese al fuego- “ellos harán visitas pedagógicas a sus frentes para explicarle a los jefes regionales, los comandantes en terreno, qué fue lo que firmaron en Quito a fin de que puedan convencerlos, explicarles y que algunos de estos jefes “díscolos” que puede haber, entiendan el proceso”.

Restrepo explicó que además están dadas las garantías para que la comunidad esté alejada de este proceso: “las jornadas pedagógicas están previstas no con la comunidad, no va a haber presencia armada en comunidades civiles. Lo que está previsto es que haya explicaciones de quienes negociaron el acuerdo con los comandantes de frentes. Nosotros creemos que eso es muy importante porque los que suscribieron el acuerdo del cese pueden tener muy buena voluntad pero si un comandante en el territorio lo subestima pueden darse incidentes desafortunados que le pueden quitar credibilidad al proceso”.

Sobre el mecanismo de verificación del cese, Restrepo explicó que la Onu ya está enterada y se está formalizando el proceso. “Ya se habló en Nueva York, ya el secretario general de Naciones Unidas está enterado y se está formalizando la solicitud. La idea es que de los observadores de Naciones Unidas que ya están en terreno, que ya han ayudado en la verificación con las Farc, se desglose una parte de ellos para que se designe a la verificación de este cese al fuego. No habrá necesidad de traer nueva gente”.

El jefe de la delegación del Gobierno añadió que al final de los cuatro meses del cese bilateral temporal, se hará una evaluación de su funcionamiento e incluso del avance mismo en la agenda de negociaciones: “este hecho es trascendental porque va a jalonar para que se vayan desarrollando los otros puntos de la agenda. Quedó prevista la posibilidad de prorrogar este cese al fuego. Eso consolidaría mucho tanto el ritmo de la agenda como el desescalamiento de la guerra que sería bueno avanzarlo, lo máximo posible, durante la administración del gobierno Santos”.

Tomado de El Espectador.