Empresa chilena acaba con fuentes hídricas en Córdoba y aplica tala rasa

Artículo de opinión: Toño Sánchez Jr.

Por: Toño Sánchez Jr. 

Antes de abordar esta última parte del escrito en contra de la Reforestadora del Sinú – Sucursal Colombia, quiero precisar que nos hemos basado en documentos y pruebas gráficas que en ningún momento su autenticidad ha sido cuestionada. Por otra parte, si la empresa en mención genera empleo en la zona, esa no es razón alguna para depredar y acabar con la fauna silvestre en esa apartada región de Córdoba, que ha sido fertilizada con la sangre de muchos ciudadanos inocentes por culpa de la cruel guerra que allí se libró. Estos habitantes de esta área rural de Valencia no merecen ser revictimizados por esta depredadora empresa chilena de ‘deforestación’.

Por último, a todas las personas que viven rumiando odio, hiel y resentimiento en contra de la corporación CVS porque ahora está haciendo su trabajo, yo los invito a que vayan a una entidad que se llama Fiscalía y denuncien todo lo que vomitan a diario. Yo no soy fiscal, ni juez ni verdugo. Además, si no se atreven a ir a la Fiscalía, abran entonces un Blog en Internet, con su foto, nombre y apellido para que denuncien allí y lancen todas las diatribas que se le ocurran. Pero ya está bueno que estos nuevos hijos e hijas putativas de ‘Doña Tulia’, aquella memorable vieja lengua larga, mamá de ‘El Flecha’ que creo el gran David Sánchez Juliao (R.I.P.), sigan con la misma estrategia de su progenitora. Que todo lo solucionaba con un: “más hijueputa eres tú”. Después seguía con una retahíla de calumnias e injurias y supuestamente ganaba la pelea. Yo invito a estas personas a que se ajusten los pantalones y la falda, o las dos cosas, porque ya no se sabe quién es quién, a que vayan a la Fiscalía a denunciar con pruebas.

Ahora sí sigamos con el tema. 

Habíamos quedado en que el Representante Legal de la Reforestadora del Sinú – Sucursal Colombia, NIT No 900390425-3, José Miguel Echavarría Vergara, identificado con el pasaporte No 13.605.880 – 0 se jacta de restregarle a la CAR CVS, por medio de sus escritos a esta corporación, que ellos no necesitan de ningún tipo de permiso.

Afirmamos también que esta empresa chilena de ‘deforestación’, que opera en Córdoba, hace lo que le viene en gana. Ya que en febrero de 2013 hizo algo peor y hoy todo está en manos del Tribunal Administrativo de Córdoba, que inexplicablemente no ha querido fallar. Investigación que estuvo ‘engavetada’.

Resulta que el 26 de febrero de 2013 el Alcalde de Valencia, Córdoba, de aquel entonces, Eder de Hoyos Doria le informa a un diario local que “fueron incineradas 80 hectáreas” en su municipio. Esta información lleva al Director de la Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y del San Jorge, CAR CVS, a enviar al grupo de Gestión de Riesgos de la entidad al sitio denunciado por el alcalde.

Llegan hasta el sector ‘El Volcan’, zona rural de Valencia, más exactamente a la Hacienda La Siria, de propiedad de la Reforestadora del Sinú y allí constatan el gran daño hecho por esta empresa chilena. De esta visita sale el Informe No 014 – 2013 en donde se puede destacar lo siguiente:

“Inicialmente, se llegó a un predio rural, que según el técnico [Luis] Sejín se denomina Hacienda La Siria y es de propiedad de la empresa Reforestadora del Sinú Sucursal Colombia, en la cual se óbservó tala rasa, en el área intervenida, es decir, destrucción de toda la cobertura vegetal que correspondía a rastrojos de carácter medio y alto. También se logró observar toda la zona que se afectó por la conflagración”. Todo este informe iba acompañado de varias fotos.

Se pudo constatar que el provocado incendio se llevó a cabo a inicios de febrero de 2013 y que la empresa chilena tiene en ese sector más de 400 hectáreas que incluyen los predios de La Siria y La Aurora.

El técnico de la CAR CVS, Luis Sejín, sentó en su informe “que para la tala rasa manual se requirieron aproximadamente 300 trabajadores para llevar a cabo esta actividad y que adicionalmente se utilizó motosierra árboles de mayor diámetro”.

En el recorrido hecho por el grupo investigador se observó que “el área afectada redujo a cenizas gran parte del material vegetal previamente talado, quedando solo ramas y árboles grandes, los cuales mostraron evidencia de haber sido apeados (cortados) y repicados con ayuda de motosierra. Se evidenció que el incendio forestal se presentó en diferentes sectores del área afectada, ya que esta se encuentra dividida por diferentes vías de acceso, que funcionan como guardafuego, por lo que se concluye que este se realizó de manera programada. En varios sectores de la zona intervenida se observaron volando diferentes especies de aves carroñeras (Catahartidae), lo que indicaría la presencia de animales muertos en el lugar por efectos de la conflagración”.

La quema programada de la empresa reforestadora chilena afectó una franja de vegetación nativa que está en el cauce de un pequeño arroyo, afluente de la Quebrada El Polo. “Esta conflagración destruyó toda la fauna asociada con todos los servicios ecosistemáticos asociados a estos”, afirma el informe.

“La tala rasa que se observó durante la visita, fue realizado de manera ilegal, ya que la Empresa Reforestadora del Sinú Sucursal Colombia, no cuenta con permiso de aprovechamiento forestal único, el cual es necesario cuando se pretende cambiar el uso del suelo, lo cual fue constatado con la División de Calidad Ambiental de la CVS, responsable de este tipo de permisos”, consigna el informe realizado por la CAR CVS.

Con la visita se pudo constatar que el área intervenida es de aproximadamente 222 hectáreas por tala rasa, de las cuales unas 100 hectáreas corresponden al área directamente afectada por la quema. Y que la vocación de este suelo es forestal y debe estar destinado principalmente a la protección. Pero se pudo constatar

Entre las conclusiones del informe se puede destacar que en el predio hay áreas “preparadas para adelantar quemas programadas controladas”.

Y también destaca lo siguiente: 

“Con la tala rasa de aproximadamente 222 hectáreas y posterior conflagración de aproximadamente 100 hectáreas de estas, [la] Empresa Reforestadora del Sinú Sucursal Colombia, además de producir la pérdida de gran cantidad de individuos de especies vegetales nativas de rastrojo medio y alto, se produjo la muerte y desplazamiento de los animales asociados a este tipo de ecosistema y de la micro, meso y macrofauna característica de los suelos. Todo esto aumenta la fragmentación de los ecosistemas y por lo tanto la estructura poblacional y genética de las especies”.

“Debido a la pérdida de la cobertura vegetal en el área talada por la Empresa Reforestadora del Sinú Sucursal Colombia, parte de la cual fue incinerada posteriormente, el suelo perdió su sistema de protección natural, por lo que [se] ve expuesto directamente a los efectos del viento y el agua, aumentando la erosión de este, los procesos de desertificación y disminuyendo su capacidad productiva, ya que las plantas reducen la velocidad de caída de las lluvias y la actividad de los vientos, incrementando la sedimentación de los cauces de las quebradas de la zona y contribuye con la fertilidad de este”.

“La tala rasa y posterior incineración de las coberturas vegetales naturales, además de su afectación directa a la fauna, flora, suelo y cuerpos de agua, también afecta la calidad del aire, ya que se incrementa la proporción del dióxido de carbono (CO2), que es liberado a la atmosfera en el área, modificando las condiciones microclimáticas de la zona afectada y contribuyendo al cambio climático”.

Esto lleva a la CAR CVS a abrir formalmente investigación, mediante el Auto No 4398 del 3 de abril de 2013, en contra de la Empresa Reforestadora del Sinú Sucursal Colombia.

Estos no fueron a notificarse personalmente, sino que por medio de correo certificado se procedió a notificarlos. Luego pidieron copia del expediente para responder por las investigaciones, esto quedó consignado en el oficio radicado con el No. 1982 de 12 de abril de 2013.

El 25 de abril de 2013 la empresa chilena responde a los requerimientos, dentro del término legal, hechos por la CAR CVS. Esto queda radicado con el oficio No. 2276 del 25 de abril de 2013.

@tonsanjr 

www.monteriaradio38grados.com