En penumbras: 2,5 millones de colombianos no tienen energía eléctrica

Pese a que Colombia tiene una de las mejores matrices energéticas de la región, limpia y confiable, el país tiene una tarea grande por delante para llevar energía a por lo menos 2,5 millones de nacionales que se encuentran en la oscuridad por no tener el servicio. (Lea “El agridulce panorama de las energías renovables en Colombia”)

La Asociación Colombiana de Generadores de Energía Eléctrica (Acolgen) destaca que la matriz energética del país ocupa la posición cuatro en temas ambientales y emisiones de gases de efecto invernadero y la octava en confiabilidad. Sin embargo, unas 470.000 viviendas no tienen acceso al servicio de electricidad. El Plan Indicativo de Expansión de Cobertura de Energía Eléctrica, realizado por la Unidad de Planeación Minero-Energética (UPME) del Ministerio de Minas y Energía, considera que se requieren poco más de $4,3 billones para la universalización del servicio. Con una mínima parte que suman los diferentes procesos de corrupción se podría llevar energía a esos 2,5 millones de colombianos que permanecen en la oscuridad.

Las noticias no son buenas para esos colombianos. El Instituto de Planificación y Promoción de Soluciones Energéticas para las Zonas No Interconectadas (IPSE) anunció que apenas se han dispuesto $100.000 millones para estructurar e implementar soluciones energéticas en las zonas no interconectadas (ZNI) en lo que queda de 2017. Para el próximo año serán $56.000 millones.

Jorge Valencia, exdirector de la UPME, considera que “contamos con alrededor de 470.000 viviendas (hogares) sin servicio, distribuidos a lo largo del territorio nacional”. Si en promedio cada hogar lo componen cuatro personas, “más o menos dos millones y medio de habitantes de Colombia todavía no tienen acceso a energía eléctrica”, dice.

“El IPSE ha llevado soluciones energéticas a 10.112 usuarios desde el año 2015, de los cuales 4.793 corresponden a nuevos usuarios que no contaban con el servicio de energía”, dice su director, Gerardo Cañas Jiménez.

El Plan Indicativo de Expansión de la Cobertura de Energía Eléctrica (PIEC) realizado en 2013 por la UPME destaca que “del total de viviendas sin servicio obtenidas a diciembre de 2012, cerca del 89 % son susceptibles de interconectarse al SIN (Sistema Interconectado Nacional), es decir, 414.435 VSS (viviendas sin servicio), de acuerdo con la alternativa evaluada de solución aislada, mientras que las 55.809 VSS restantes, que equivalen al 11 % de las viviendas sin servicio, no son interconectables frente a la opción de generación con plantas diésel”.

El exdirector de la UPME considera que los colombianos sin energía eléctrica se encuentran distribuidos a lo largo y ancho del país. “En las zonas más apartadas, incluso en algunos departamentos donde hay concentración de demanda, por ejemplo, Cundinamarca, Boyacá y Tolima”. Es costoso llegar con energía a la mayoría de los hogares en lugares más apartados y con mayor dificultad de acceso, por lo que en estos momentos “se exploran otras alternativas. Por ejemplo, energización con paneles solares o con alguna otra fuente de energía que les permita tener un acceso a una mejor calidad de vida”, señala Valencia.

La presidenta de Acolgen, Ángela Montoya, destaca que el gran acierto que ha tenido Colombia es la neutralidad tecnológica. “Son los inversionistas los que deciden si hacen una planta eólica, solar, geotérmica, a carbón o a gas”, dice. “Trabajamos de la mano con el Gobierno para que Colombia, en un futuro cercano, tenga el servicio de energía eléctrica en todo el territorio colombiano”, dice la dirigente gremial.

Tomado de El Espectador.