En UCI y cuadripléjico permanece joven que fue baleado por el Fiscal Lora

Harold David Suarez Rivas, de 21 años de edad.

Harold David Suarez Rivas, de 21 años de edad, uno de los dos jóvenes que fueron heridos a bala por el fiscal Mario Alfonso Lora Correa, permanece en la UCI de la clínica Imat, desde ese fatídico sábado 18 de junio del presente año.

En su casa en el barrio Sucre, en el centro de Montería el papá de Harold nos dice que la situación de hijo esta ‘grillera’ (complicada), después de dos meses sigue en la UCI, no puede hablar, está conectado a un respirador artificial, ha perdido el movimiento en sus extremidades y la mayoría de sus órganos no funciona al 100 por ciento.

Sin querer hablar mucho, según él porque ya no tiene nada que decir, puesto que le ha dejado las cosas a Dios, señala que ha perdido la fuerza, que su hijo era su ayuda en la casa.

El padre del joven quien fabrica mesas de billar, cepilla una tabla mientras nos da a entender que perdió la confianza en la justicia humana, pero se aferra a un milagro para que su hijo pueda recuperarse.

EL CASO

El sábado 18 de junio a las 11:00 de la noche el fiscal Mario Alfonso Lora Correa, se acercó a un policía que estaba en la calle 41 y le dijo que lo habían intentado robar dentro de una discoteca y le señaló a varios jóvenes, cuando el agente pretendía hacerle una requisa a los acusados apareció el fiscal y les disparó hiriendo gravemente a dos de ellos.

Al parecer el funcionario y los hombres habían tenido un altercado dentro de un establecimiento público. El comandante de la Policía Metropolitana, coronel Jesús Díaz, dijo que a los jóvenes a los que el fiscal acusó de intentar robarle no se les encontró objetos robados ni tienen antecedentes penales.

El funcionario tomó su arma y disparó contra Harold David Suarez Rivas, de 21 años y Camilo Andrés Rodríguez López de 33, quien murió unos días después del incidente. En el mismo hecho resultó herido en la mano un Policía.

En su momento en comandante de la Policía Metropolitana, coronel, Jesús Díaz, señaló que a los jóvenes no se les encontró antecedentes penales ni nada robado y dejo que el caso fue un acto de intolerancia.

En fiscal Lora fue dejado en libertad condicional y sigue vinculado a la Fiscalía.