“Esto era lo que los colombianos no creían que fuera a pasar”: Santos sobre fin de la dejación de armas

Desde el Punto Transitorio de Normalización de Pondores, ubicado en Fonseca (Guajira) el presidente Juan Manuel Santos certificó personalmente la salida del último contenedor de Naciones Unidas con el armamento dejado por las Farc.

De acuerdo con las cifras entregadas por el jefe de la misión de la ONU en Colombia, Jean Arnault, en total el material transportado en los contenedores consta de 8,112 armas y casi 1’300,0000 cartuchos incinerados.

“A la fecha de hoy, 15 de agosto, concluye el proceso de extracción de la totalidad del armamento y chatarra de munición existente en los 26 campamentos de las Farc, así como el recolectado de las caletas hasta la fecha. Además de la operación que se está llevando a cabo en Pondores, en estos momentos se están ejecutando operaciones de extracción en cuatro Zonas: La Reforma, Yari, La Guajira, La Variante. El material transportado en los contenedores consta de 8,112 armas y casi 1’300,0000 cartuchos incinerados”, declaró el funcionario.

La salida de las armas de las zonas veredales fue, según Arnault, “un operativo complejo” para el que requirieron 16 movimientos aero-terrestres, y 10
terrestres contabilizándose más de 50 horas de vuelo de los 3 helicópteros de la Misión, y casi 11,000 kilómetros recorridos.

Respecto al proceso de recuperación de caletas, Arnault reveló que hasta el momento las Farc han entregado la posición de 873 caletas de las cuales 510 han sido exitosamente recogidas. En esos puntos han encontrado 795 armas, casi 300.000 municiones de diferente calibre, 22 toneladas de explosivos diversos, 25 kilómetros de cordón detonante, casi 4.000 granadas, así como minas antipersona y municiones de mortero.

El general Javier Pérez Aquino, jefe de observadores de la ONU, explicó que los contenedores, las armas y la chatarra de la munición serán llevados a unas bodegas para cerrar esta etapa: “A partir de ahí vamos a inhabilitar las armas, después van a ser materia prima para los tres monumentos que están definidos en el acuerdo de La Habana. La munición se destruye y queda una masa que es lo que se va a emplear en el monumento”.

Para el presidente Juan Manuel Santos se trata de un momento histórico que además se hizo en un periodo de tiempo corto. “En ocho meses después de firmar el acuerdo estamos viendo la terminación de la dejación de las armas, eso es un tiempo record. Esto era lo que los colombianos no creían que iba a pasar aquí lo imposible fue posible (…) Hoy efectivamente es el último suspiro de ese conflicto, con esta dejación de armas, con (la salida de) los últimos contenedores, el conflicto realmente termina y comienza una fase nueva en la vida de nuestra nación”, resaltó Santos.

De acuerdo con el mandatario, el país debe aprovechar el momento que atraviesa para buscar la reconciliación: “Las Farc acaban de desarmarme y el resto de colombianos tenemos que reconciliarnos”.

Sobre el desafío en seguridad que enfrenta ahora el Gobierno, Santos aseguró que hay un compromiso para que el Estado llegue a todas las zonas y evitar así que las mismas sean dominadas por la ilegalidad. “El Gobierno está absolutamente comprometido a que la seguridad llegue a las zonas. En una transición se presentan problemas, los asesinatos que se han registrado los estamos investigando, no habrá impunidad. Soy el primer interesado en que por ningún motivo se vaya a repetir lo que sucedió hace años con la Unión Patriótica. La legitimidad del proceso depende de eso”.

Tomado de El Espectador.