Falsa preocupación por los más de ocho millones de niños

Horacio Garnica Díaz. horagardiaz@hotmail.
Lo único que les falta es que derramen en público sus lágrimas hipócritas, los fariseos del gobierno y otros, por que están  “sufriendo” debido a que los niños son según su “sentimental parecer”, los más perjudicados con el justo y necesario Paro del magisterio, cuyo objetivo medular, es evitar que se ahonde la crisis en la educación pública estatal.
De seguro que : ” ellos mismos no se creen sus propias mentiras”.
Los niños en Colombia no son sólo los célebres y renombrados más de ocho millones que ahora tienen infinidades de falsos defensores, son también el incalculable número de los que no estudian; de los que están
 en el trabajo infantil haciendo actividades diversas; otros vendiendo en los semáforos; los niños y niñas  callejeros (as), unos haciendo cursos de delincuencia y otras de prostitución,  otras ejerciéndola, y los que están en los grupos armados. Y a ellos quién podrá defenderlos?, porque  el Chapulín Colorado ya se murió, y el artículo 44 de la Constitución Colombiana es similar a las tetillas de nosotros los hombres.
Los renombrados más de ocho millones de niños, sólo son renombrados cuando hay Paros para tratar de quitarle legitimidad a éstos; el resto de niños son anónimos, nadie habla por ellos.
Esta es una Nación de sinvergüenzas patrocinadores por acción u omisión de muchas injusticias y atropellos, y hasta de permitir que el 4.5 por ciento del PIB, se lo roben los corruptos, que se reproducen como la hierba “Coquito”, y que posan ser “Gente de bien”.
La susodicha “Gente de bien”, que son los dueños del Estado, porque éste, lo tienen como propiedad privada de ellos, heredado al estilo de las más renombradas dinastías, son los auténticos responsables del Paro, porque ellos son los geniales padres del Sistema General de Participaciones, contra el cual el magisterio está en rebeldía, porque tiene en crisis y en un, ese sí, preocupante estado de abandono a la educación pública estatal.
Crisis y abandono que FECODE y sus filiales, pueden hacer visible,
sí quieren hacer una denuncia pública objetiva, y sí quieren incrementar las razones y lo justo de sus luchas; creo que deben presentarle a Colombia y al mundo un estudio sobre: LA EDUCACIÓN PÚBLICA ESTATAL EN IMÁGENES. Esto no dudo será algo impactante, conmovedor, vergonzoso y preocupante.
! No crean en las falsas preocupaciones por los más de ocho millones de niños!.
Maestros y maestras de Colombia, recuerden:
“LOS COBARDES NO HACEN HISTORIA”.