Fiscal propone cárcel para candidatos y aportantes que violen topes

Si el Congreso avala la propuesta, por primera vez se les pondrían talanqueras a dos males endémicos de las elecciones en el país: la violación de los topes electorales y la compra de votos.
Así, el proyecto plantea que “el gerente, candidato, administrador o auditor de campañas electorales que con ocasión de sus funciones recaude, invierta o gaste bienes y recursos que superen los topes máximos gastos fijados por la autoridad electoral” tendría cárcel entre 4 y 8 años.

La misma pena se aplicaría para los particulares que financien las campañas por debajo de la mesa.

El cambio es clave porque en este momento esa práctica, que es usual en la política colombiana, no tiene efectos penales y la autoridad a cargo de sancionarla, el Consejo Nacional Electoral, está fuertemente cuestionada por su falta de efectividad.

Financiación oculta de campañas políticas sería un delito
Cargos a Óscar Iván Zuluaga golpean su aspiración presidencial
CNE abre pliego de cargos contra Óscar Iván Zuluaga
Piden celeridad en investigación de financiación ilegal de campañas
La compra y venta de votos –no solo en efectivo– daría también hasta 8 años de prisión. Además, la Fiscalía propone castigar con cárcel a candidatos, familiares y miembros de campaña si durante los tres días previos a las elecciones son sorprendidos con sumas superiores a las permitidas por las normas electorales, pues se presume que es plata para comprar votos.

El proyecto tapa un hueco usado para evadir la prohibición de que los aportantes a campañas terminen contratando con la administración del candidato que apoyaron. Así, extiende la inhabilidad no solo al aportante, sino a “las personas que se encuentren dentro del segundo grado de consanguinidad, segundo de afinidad, o primero civil de la persona que ha financiado la campaña política”.

El capítulo electoral de la propuesta anticorrupción de la Fiscalía se cierra con la creación de un nuevo delito: el ‘favorecimiento electoral’, que daría cárcel de entre 6 y 12 años contra el “servidor público que utilice la investidura, función o los recursos públicos con la finalidad de favorecer electoralmente a un candidato, partido o movimiento político”.

Financiación oculta de campañas políticas sería un delito
Caso de magistrado salpicado por audios lleva tres años en nevera
Rastrean cartel de los POT en cuatro departamentos
Desvío de subsidios de Electricaribe enfrenta a Fenosa y Procuraduría
Magistrado de la Judicatura del Meta, también salpicado por escándalo
Suspensión de contratos
La iniciativa castiga con cárcel de 6 a 12 años las maniobras contra la transparencia “en cualquier etapa de un proceso de contratación estatal”, de cara a que muchas de las trampas ocurren antes de que arranquen las licitaciones, como en la elaboración de estudios previos, o en el ‘pos’ de los contratos, como las prórrogas y adiciones.

Por primera vez se tipificarían como delito “actividades fraudulentas en materia de contratación pública” cometidas por particulares, como es el caso de las empresas que acuerdan propuestas por debajo de cuerda para quedarse con los negocios con el Estado.

La Fiscalía plantea aumentar hasta en un 50 por ciento las penas por cohecho (sobornos) y un castigo similar cuando los casos de corrupción atenten contra programas dirigidos a la población más vulnerable, como en el escándalo de la alimentación de los niños de las escuelas públicas.

Si el Congreso avala la propuesta, por primera vez se les pondrían talanqueras a dos males endémicos de las elecciones en el país: la violación de los topes electorales y la compra de votos
FACEBOOK
TWITTER
La Fiscalía podría, de aprobarse la iniciativa, pedir como medida cautelar la suspensión de un contrato o del giro de dineros del mismo en casos en los que “se pueda inferir razonablemente que para su trámite, celebración, ejecución o liquidación se incurrió en delitos contra la administración pública”.

El testaferrato y el concierto para delinquir en casos de corrupción tendrán penas de hasta 22 años de cárcel. Así mismo, el enriquecimiento ilícito de servidor público aplicará incluso cinco años después de la salida del cargo y tendrá prisión de hasta 12 años.

Abogados, contadores y otros profesionales que por su oficio conozcan de casos de corrupción se expondrán a seis años de cárcel por no denunciar.

Suspensión de funcionarios
La Fiscalía plantea que una vez se presente escrito de acusación contra un funcionario público, el juez tenga que “comunicar al respectivo nominador para que en un término que no podrá superar las 48 horas proceda a suspender en el ejercicio del cargo al servidor público, medida que se mantendrá hasta cuando se emita sentencia en firme”. Y en casos de corrupción, la misma medida se tomaría “a partir de la formulación de imputación o su equivalente”.

De esta manera se evitaría que el funcionario use su cargo para afectar las investigaciones. También se evitaría el regreso de mandatarios acusados a sus cargos cuando por alguna razón se cae la medida de aseguramiento.

Gobierno también alista paquete de proyectos
Mejorar la protección para quienes denuncien hechos de corrupción, prohibir la casa por cárcel para quienes sean condenados por este delito y permitir el levantamiento de la reserva bancaria para los contratistas del Estado son algunos de los puntos que forman parte del paquete de proyectos que presentará el Gobierno al Congreso este semestre para combatir la corrupción.

“Uno de los desafíos más importantes –quién lo duda– es la lucha permanente contra la corrupción, porque los corruptos son ladrones que roban el futuro a los colombianos”, dijo el presidente Juan Manuel Santos durante la instalación del Congreso. Una de las mayores preocupaciones del Ejecutivo es identificar el beneficiario final de los hechos de corrupción, pues muchas veces se sanciona solo al contratista y no a todos los involucrados en el delito.

“Por eso queremos obligar al levantamiento de la reserva bancaria de los contratistas del Estado, pues así será muy fácil identificar los movimientos financieros para saber quién es el beneficiario final”, explicó el ministro del Interior, Guillermo Rivera.

Esta medida irá de la mano de una regulación del lobby, que es la presencia en el Congreso de personas que representan intereses de diferentes sectores en proyectos de ley.

Otras de las iniciativas que contempla el Gobierno para combatir este flagelo ya están incluidas en la reforma política que fue presentada al Congreso.

Estas medidas son para establecer mayores controles a la financiación de campañas políticas y darle más dientes a la organización electoral para que castigue estos delitos.

TOMADO DE EL TIEMPO.