Fumigaciones, mano dura contra el Eln y cerro corrupción en el Icbf, las peticiones de Barguil al nuevo Fiscal

El nuevo fiscal general de la nación, Néstor Humberto Martínez, posesionado hace apenas algunas semanas, se reunió por primera vez con el presidente del partido Conservador, David Barguil.

La conversación entre los dos la cual se hizo en privado estuvo centra en tres puntos.

1). Respaldarlo en la petición de reanudar la fumigación de cultivos ilícitos debido al alarmante aumento en el último año de las hectáreas sembradas de coca.

2). Le pedimos apoyo a nuestro proyecto de ley que fortalece las sanciones para acabar la corrupción dentro del ICBF. Los derechos de los niños y jóvenes son sagrados.

3). Le solicitamos que actúe contundentemente contra el ELN ya que ha demostrado poca voluntad de paz y recrudecido el conflicto.
Martínez habló con Barguil sobre tres asuntos concretos: aspersión aérea, corrupción en el ICBF y el aún frustrado proceso de paz con el ELN, que entró en paro armado.

“Este país va a terminar el año con 200 mil hectáreas de coca sembrada”, dijo el congresista Barguil al término de la reunión con el fiscal, a quien le dijo personalmente que lo apoyaba en su solicitud de retomar la aspersión aérea.

Sobre el ELN, la petición expresa del presidente de las huestes azules tuvo que ver con combatir con mayor contundencia a esa guerrilla “porque vemos que las negociaciones no avanzan”, explicó Barguil, al reiterar que la fuerza del Estado es la que debe hacerles confrontación directa.

Sobre el caso del Icbf en julio de este año, el congresista Barguil radicó un proyecto de ley en el órgano legislativo que busca expedir el ‘régimen administrativo sancionatorio especial de las entidades que prestan el servicio público de bienestar familiar’ y que, entre otras cosas, establece como una de las causales para sanción el hecho de que, por acción o por omisión se ponga en riesgo o se cause daño a la integridad física y emocional de los niños, niñas y adolescentes.