Grito sexual de pez mexicano puede hasta causar sordera a delfines

Cada primavera, todos los adultos de la especie migran a un solo lugar —el delta del río Colorado en el extremo norte del golfo de California, en México— para el desove de varios millones de ejemplares.

El evento reúne durante varias semanas a todas las corvinas del mundo en menos del 1 % del espacio que ocupan normalmente.

Durante este tiempo, las corvinas macho emiten unos sonidos que se escuchan en la superficie, atrayendo a los barcos de pesca.

Con una sola red, se pueden recoger hasta dos toneladas de corvinas en varios minutos, según los autores del estudio.

‘Vulnerables’ a la extinción
Una flota de unos 500 barcos puede pescar hasta dos millones de peces cada temporada, poniendo en peligro la especie.

Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, autora de una Lista Roja de especies, la corvina del Golfo es “vulnerable” a la extinción.

Rowell y Erisman indicaron en un estudio previo junto a otros expertos que escuchar los cantos de amor de las corvinas podía ayudar a los científicos a contarlas, puesto que no pueden verse en las aguas turbias del Golfo.

Pero existen pruebas de que las corvinas se están empequeñeciendo debido a la sobrepesca, ya que esto sucede cuando la especie es capturada a un ritmo más rápido de lo que se reproduce.

Erisman y Rowell grabaron los sonidos de los peces entre marzo y abril de 2014, durante una congregación de unos 1,5 millones de ejemplares.

“Estos desoves están entre los eventos más ruidosos de la naturaleza”, dijo Rowell a la AFP por correo electrónico.

Y es el “sonido más elevado jamás registrado entre todas las especies de peces”.

Las frecuencias de los sonidos producidos por las corvinas se situaban en niveles susceptibles de dañar el oído de focas, leones marinos y delfines, incluso de dejarlos sordos.

Es por lo tanto “sorprendente” haber visto a leones marinos y delfines alrededor.

El espectáculo merece, según los autores del estudio, “mejorar la conservación” de la especie. “La industria pesquera debería adoptar una estrategia de precaución para evitar que este espectáculo de la naturaleza desaparezca”, agregó Rowell.

AFP