Habitante de Sahagún lo impacta un rayo y es enterrado vivo

Álvaro Bravo, un hombre de 53 años sufrió un grave percance durante el fuerte aguacero que azotó la capital cultural el pasado miércoles en horas de la tarde.

Mientras se encontraba descansando en el interior de una hamaca colgada en el rancho del patio de su casa, Bravo fue sorprendido por el fuerte trueno que sintieron todos los sahagunenses siendo aproximadamente las 6:30 de la tarde.

 

El rayo primero impactó un árbol cerca al lugar

Una hija de Nancy Bravo, su hermana, fue la primera que lo auxilió cuando lo vio dando tumbos buscando quien lo ayudara. La primera reacción fue echarle arena mojada con agua lluvia para sacarle la electricidad, comenta la hermana. Posteriormente, y con la ayuda de varios vecinos, prácticamente lo enterraron vivo. “Mi hermano está vivo de milagro”, afirmó.

Sin embargo, Sahagún Al Día se dio a la tarea de investigar con un médico especialista del Hospital San Juan para saber que tan efectivas son estas prácticas al momento de socorrer a una persona que es impactada por un rayo y aseguró que lo mejor es llevarlo a la Unidad de Cuidados Intensivos de un centro asistencial para que le practiquen un electrocardiograma y así descartar cualquier daño en el corazón o en otros órganos internos.

Mientras los vecinos que se acercaron a darle una mano lo cambian de lugar para ubicarlo bajo la sombra y que no le pegue el sol, hay quienes a pesar de las advertencias de los expertos prefieren seguir utilizando los métodos antiguos; como doña Carmen, la madre del afectado, que, mientras acaricia el rostro de su hijo, lo bendice al mismo tiempo que agradece a Dios porque a su hijo no le paso absolutamente nada.

Fuente: Sahagún Al Día