Hinchas venezolanos, espantados por precios de boletas para partido ante Colombia

“¡No, por favor! Cómo voy a pagar eso, si con lo que gano apenas me alcanza para sostener a mi familia”, dijo a la AFP este comerciante de 52 años en San Cristóbal.

Se quedarán con ganas de ver al equipo dirigido por Rafael Dudamel, quien en junio comandó a la selección Sub-20 al subcampeonato mundial, el mayor logro del fútbol venezolano.

“Son partidos para disfrutarlos en familia, pero hasta eso nos hemos dejado quitar”, se lamentó Gerardo.

Venezuela vive una crisis económica agravada por la caída de los precios del petróleo, lo que se refleja en escasez de alimentos y medicinas y la inflación más alta del mundo, proyectada en 720% por el FMI para este año.

Los precios avanzan cada vez con mayor velocidad, diluyendo el aumento de 50% para el salario mínimo decretado por el dictador Nicolás Maduro el 2 de julio.

El alza de las entradas tiene más razones: en el choque contra Perú el gobierno chavista del estado Monagas subsidió la organización; pero en el Táchira quedó en manos de privados.

Además, para el cotejo contra Colombia se creó una categoría VIP, si bien entre los dos estadios no hay grandes diferencias.

Jorge Silva, presidente del grupo empresarial JHS, propietario del Deportivo Táchira y organizador del encuentro, justifica el reajuste.

“Establecimos precios acordes a la situación y disponibles para la fanaticada. La entrada más barata es de dos dólares”, aseguró Silva en una entrevista radial, señalando que buscó “un equilibrio”, pues la organización conlleva costos en moneda extranjera.

Un 15% de las entradas disponibles se pusieron a la venta en Colombia y allí el costo de un tiquete alcanzó hasta 112 dólares, matizó el empresario.

Andrea Giraldo, una joven colombiana residente en San Cristóbal, tenía “muchas ganas” de ver a su selección, pero los precios lo hacen “imposible”.

“Gano sueldo mínimo y no puedo pagar esas entradas. Me parece absurdo que estén tan costosas”, declaró a la AFP.

Pese a las quejas por los precios y a que Venezuela está eliminada, Silva espera copar las 38.000 sillas, confiado en que Táchira es una de las plazas más futboleras del país. Gerardo y Andrea deberán conformarse con verlo por televisión.

Tomado de Pulzo