I.E. Juan XXIII finalista en premios BIBO de el Espectador

En la Institución educativa Juan XXIII, se está desarrollando un proyecto de convivencia ambiental denominado CONVIVIENDO CON EL RIO SINÚ, el cual se encarga de la recuperación de la cuenca hidrográfica de nuestro río a través de la siembra de árboles nativos con el objetivo de recuperar el bosque de galería.

Este proyecto se están implementando con dos viveros ubicados, uno en la institución donde los niños de grado 4° y 5° siembran las plantas para la reforestación donado por la Universidad de Córdoba y el otro es un aula ambiental abierta o vivero bioclimático ubicado en predios de la empresa electricaribe a través de un convenio interinstitucional entre la universidad católica Luis Amigo, Electricaribe y la CVS, lugar donde los estudiantes de grado 9° con el desarrollo del servicio social realizan el proceso de germinación cuidado de plántulas para la siembra en la ribera del sinu para su reforestación.

Las especies de árboles que se están produciendo son: Guama de mico, Camajon, Campano, Lluvia de oro, Roble, Ébano, Cedro, Caña Fistula, Huevo Vegetal, Peronil, Totumo, Tamarindo, Caracolí, Orejero, Polvillo, Zapote, Marañón, Florisanto entre otras. Muchas de estas especies están en peligro de extinción.

El proyecto se ejecuta entre el municipio de Montería y el corregimiento de Jaraquiel, por ser los espacios donde más volcamiento existe por efectos erosivos debido a la deforestación y los efectos de la construcción de la represa de Urra.

En cuanto a la institución educativa Juan XXIII, con relación al proyecto extendió su campo de acción no solo en el aula y su contexto sino que lo está ejecutando a nivel municipal y con un impacto social de vida para toda la sociedad cordobesa.

El proyecto es de gran impacto por su reconocimiento a nivel nacional por estar como finalista en los premios BIBO del espectador como mejor practica ambiental en la categoría espacios naturales sostenibles en la modalidad academia, mostrándose con esto que el proyecto deja de ser un proyecto ambiental escolar (PRAE) Para convertirse en un proyecto ciudadano de educación ambiental (PROCEDA).