Incertidumbre con Ley de Financiamiento, para la adquisición de inmuebles

Abogado, Jairo Álvarez, columnista invitado de Río Noticias.
Comparte en tus redes sociales.
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

En el primer semestre del año en curso, se pudo notar una disminución considerable en la compra y venta de bienes inmuebles, todo esto gracias a la mal llamada ley de financiamiento, que no fue otra cosa que una reforma tributaria, donde el gobierno en turno en cabeza del poco plausible  IVAN DUQUE  buscaba la forma de cómo iba a llenar el hueco fiscal cavado por los gobiernos anteriores  y la corrupción que tanto azota al país del sagrado corazón.

El motivo sui generis , que dio origen a este decrecimiento  sustancial que puso en “stand by “ al mercado inmobiliario, surgió en las ambigüedades que tenía la ley, la inseguridad y falta de conocimiento sobre las consecuencias negativas que acarrearía consigo no regirse a los lineamentos para la compra  y venta de bienes inmuebles, el cual trae consigo unos efectos tributarios, como el caso del impuesto a la renta, las ganancias ocasionales y el impuesto al consumo de bienes inmuebles,  por tal razón no tener el conocimiento adecuado ni la ayuda de un profesional competente en todos estos negocios jurídicos, equivaldría a verse inmerso en contratiempos con el departamento de impuestos y adunas naciones ( DIAN ), la implementación del impuesto al consumo consiste en que en el evento que  un bien inmueble sobre pase los 26.800 UVT, lo que equivalen a $918.436.000 millones de pesos, son causales del pago de 2% del impoconsumo. La tarifa aplicable será del dos por ciento (2%) sobre la totalidad del precio de venta.

Por tal motivo aquellas personas  que apegadas a mecanismos tradicionales  para ahorrar un poco de dinero en materia registral y notarial , hacían las ventas con referencia  al avaluó catastral , procedimiento que a la luz de la ley 1943 de 2018 quedo prohibido y obliga indefectiblemente a comprar o vender por medio de avaluó comercial , aparte que en la compraventa del bien y las escritura del mismo , obliga a las partes  a ceñirse  de forma expresa al artículo 53 de dicha ley ,el cual trae consigo un juramentos donde deben manifestar que  el valor objeto de la compraventa , es el valor real , y que las partes no han hecho pactos o contratos privados, aunado a esto la ley obliga que para efectos fiscales , el dinero de la venta debe hacerse por medio de entidades financieras , razón por la cual desaparece de plano la costumbre de los compradores llevar los “fajos” de billetes en bolsas de manila para entregárselos al vendedor.

En la escritura pública de enajenación o declaración de construcción las partes deberán declarar, bajo la gravedad de juramento, que el precio incluido en la escritura es real y no ha sido objeto de pactos privados en los que se señale un valor diferente; en caso de que tales pactos existan, deberá informarse el precio convenido en ellos. En la misma escritura se debe declarar que no existen sumas que se hayan convenido o facturado por fuera de la misma o, de lo contrario, deberá manifestarse su valor.