Influencers de Dios: Siervos Digitales

Comparte en tus redes sociales.
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

José Varela tiene 29 años. Se ordenó como sacerdote católico hace dos años, después de haberse formado por casi 10 años en el Seminario San Carlos Borromeo, en Cartagena. Los últimos años de su vida sacerdotal los ha desempeñado en Lorica, donde es vicario en la parroquia Santa Cruz de Lorica, de la que ha hecho una iglesia católica joven y en constante crecimiento -físico y digital- gracias a su vocación sacerdotal y a su visión del buen uso de las herramientas digitales.

Y ha sido precisamente su vocación y su condición de joven lo que lo ha llevado proponer y liderar canales de comunicación que faciliten a los jóvenes el acercamiento a Dios. Aprovechando la coyuntura digital nació el proyecto «Siervos Digitales», un espacio a través del cual los usuarios entran en interacción con el sacerdote, responden inquietudes frecuentes y debaten sobre temas de interés y de actualidad que les preocupan y para los que Dios tiene una respuesta, una palabra.

Al preguntarle al Pbro. José Varela por esta iniciativa, esto nos contó:

¿Hay influencers de Dios?

La primera influencer de Dios fue la Santísima Vírgen María, que llamó a todos a ser influencers de Dios. Las plataformas digitales, como bien lo diría el papa Juan Pablo II, son el nuevo continente digital, y en él es fundamental evangelizar. El proyecto «Siervos Digitles» busca que mucha gente en todo el mundo pueda retomar la comunicación con Dios a través de algo tan sencillo como una red social. La interacción la fomentamos a través de transmisiones en vivo por medio de Instagram, donde me encuentran como @josevarela17.

¿Esta generación de sacerdotes es diferente a las anteriores?

Esta generación de sacerdotes del Papa Francisco está conformada, en su mayoría, por jóvenes millenials que estamos en constante contacto con las plataformas digitales, pero sobre todo con Dios. Y claro que puede haber un punto de equilibrio cuando se trata de seguir expandiendo y buscando canales de comunicación que permitan el acercamiento de más personas a Dios. Allí también radica fomentar el buen uso de las redes sociales, por ejemplo, tan fundamental en estos tiempos.

¿Con miras a qué se hace esto?

El objetivo es conformar pastorales digitales, parroquias digitales en las que las personas puedan conversar con los sacerdotes y encontrar la palabra de Dios para sus vidas.

Actualmente también estamos dictando un curso de formación que también lleva a una formación concreta y religiosa de todos los cristianos.

¿Cómo ha sido la experiencia hasta ahora?

Dentro del proyecto tuvimos, por ejemplo, La Consagración a Jesús por María
a través de live por Instagram. Más de 500 personas de todo el mundo estuvieron conectadas durante 33 días seguidos en la transmisión. ¡Fue realmente maravilloso!

¿Cómo crece la red?

La evangelización digital la hacemos diariamente. Y a través de ellas muchos me escriben, me preguntan y así, con cada uno, vamos creando una red y una audiencia cada vez más grande. Hoy somos más de 10 mil.

¿Van por buen camino?

Es indiscutible la apertura real de la Iglesia a estos nuevos métodos de evangelización. Por ejemplo, en octubre de 2019 realizamos el Encuentro Diocesano Juvenil, en Lorica, con más de 2500 jóvenes, quienes han fortalecido su experiencia con Dios a través de las plataformas digitales, a través de las cuales, además contamos con profesionales en diferentes áreas que están ahí para resolver las dudas más frecuentes de los muchachos (psicólogos, nutricionistas y otros). Fortalecer la comunicación con Dios es, sin duda, el mejor camino.

Texto: Ana Paola Martínez de la Ossa

Fotos: Daniel Almentero