Inhumana atención en Clínica Central a pacientes que llegan de urgencias

Esta madrugada del 4 de enero, una familia monteriana llegó intoxicada a las instalaciones de la Clínica Central, en la calle 29 y 30 con carrera 6, debido al consumo de unos mariscos en descomposición, y fueron víctimas de la mala atención que últimamente es común en los centros y clínicas del país.

Al hacerles el respectivo ingreso, estos tuvieron que ubicarse en sillas de la sala de espera porque no los hicieron pasar pese a las malas condiciones de salud en la que se encontraban.

Entre las personas afectada estaban dos mayores y un menor de edad, aunque estos manifestaron su inconformidad, no lograron que siquiera a los menores de edad se les ubicara en una camilla de acuerdo a los protocolos de salud pública.

La mala atención en las diferentes clínicas de la ciudad sigue siendo el mal que aqueja a los monterianos y sigue sin tener un control por las entidades de vigilancia en salud, para que casos como este no vuelvan a suceder.